La baraja de Correa para volver al pais y la vida politica

  Actualidad

La baraja de Correa para volver al pais y la vida politica

El expresidente anunció su predisposición a ser candidato vicepresidencial. ¿Puede serlo o no según la ley? Un repaso a los obstáculos y las facilidades.

El expresidente Correa no puede presentarse como candidato a la Presidencia porque fue eliminada la figura de las candidaturas indefinidas.

Regresar al país y a la política activa. Es el propósito del expresidente Rafael Correa o así se puede leer ante la posibilidad, manifestada por él, de presentarse como candidato a la Vicepresidencia en una eventual elección anticipada.

En una entrevista con la agencia EFE, el exmandatario, radicado en Bélgica, con varios proceso judiciales abiertos y orden de prisión preventiva, dejó abierta esa puerta e incluso dijo que el eventual candidato presidencial al que acompañaría “probablemente... no sea tan cercano al proceso de la Revolución Ciudadana”. EXPRESO desglosa la baraja de posibilidades que tiene el expresidente de ser candidato y sus repercusiones de acuerdo con el marco legal vigente.

Requisitos y prohibiciones.

1. Para empezar, Correa cumple con todos los requisitos y no cae, por el momento, en ninguna de las prohibiciones para ser candidato a vicepresidente. Pese que tiene varios procesos judiciales abiertos, aún no existe sentencia condenatoria ejecutoriada en su contra, una de las prohibiciones para postularse, según la Constitución, el numeral 2 del artículo 96 del Código de la Democracia y los reglamentos de inscripción de candidaturas y otros relacionados.

Inscripción de candidatura

2. Para ser candidato oficialmente debe presentar su inscripción y esta ser aprobada por el Consejo Nacional Electoral. Existe un precedente no tan antiguo de un intento de presentar una candidatura presidencial (que es en binomio con la vicepresidencial) estando en el exterior.

El expresidente Abdalá Bucaram intentó postularse a la presidencia en las elecciones de 2013 estando asilado en Panamá. El CNE de ese entonces argumentó que la aceptación de la candidatura es un acto público, expreso, indelegable y personalísimo, de acuerdo con el Reglamento para la Democracia Interna de las Organizaciones Políticas de ese entonces, y que Bucaram al estar en el exterior no cumplía con la consigna legal.

Esos mismos preceptos para aceptar la candidatura están en el Reglamento aprobado por el actual CNE antes de los comicios de 2019, por lo que acogiéndose a ese precedente y a lo que dicta la ley, podría descalificarse una eventual postulación de Correa presentada desde el exterior. A menos que el CNE modifique el reglamento para validar la aceptación de las candidaturas, por ejemplo, por videoconferencia (como lo hizo Bucaram y no fue aceptado); o que el expresidente evada la orden de prisión preventiva en su contra, logre entrar al país y acepte la postulación.

La candidatura.

3. Suponiendo que Correa logre aceptar su candidatura, es detenido, la postulación es presentada y calificada favorablemente por el CNE, el expresidente pasa a ser candidato oficialmente, lo que lo reviste de inmunidad y tendría que ser liberado.

El artículo 108 del Código de la Democracia reza que los aspirantes “no podrán ser privados de la libertad ni procesados penalmente desde el momento de la calificación hasta la proclamación de resultados ni enjuiciados, salvo los casos de delito flagrante, delitos sexuales, violencia de género e intrafamiliar”. Una vez proclamados los resultados, los procesos se reactivan. En el supuesto caso de que gane y se convierta en vicepresidente, Correa gozaría de fuero de Corte Nacional; y si pierde, puede volver a salir del país, a menos que se haga efectiva la orden de prisión preventiva una vez que pierda su calidad de candidato.

Indulto.

4. Siguiendo con el caso hipotético de que el expresidente se convierta en vicepresidente, su compañero de fórmula tiene la facultad de indultarlo y extinguir así todos los procesos judiciales en su contra, exista condena o no, según el artículo 147, numeral 18, de la Constitución. Pese a que esta figura legal es generalmente utilizada por razones humanitarias, existe un precedente del otorgamiento de un indulto por el delito de peculado y lo otorgó el propio expresidente Correa a Antonio Buñay por el caso Cofiec.

html