Actualidad

Assange apelara al Gobierno de Trump para zanjar la investigacion criminal

Estocolmo reclama la extradición del periodista por su supuesta implicación en cuatro delitos de carácter sexual, tres de los cuales prescribieron el pasado agosto.

El fiscal ecuatoriano Wilson Toainga tomó declaración esta semana al activista, en base a un listado de preguntas formuladas por el Ministerio de Justicia sueco.

El equipo legal del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reveló este 16 de noviembre que apelará al Gobierno del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, para que se cierre la investigación criminal que pesa en ese país sobre el australiano. El periodista, de 45 años, fue sometido los pasados lunes y martes en la embajada de Ecuador en Londres -donde vive asilado desde 2012- a un interrogatorio sobre un supuesto delito de violación por el que le reclama la Justicia de Suecia.

La abogada del equipo de Assange, Jennifer Robinson, señaló este miércoles que el activista cooperó en el interrogatorio y confía en que la Fiscalía sueca considere ahora el caso de manera “imparcial y objetiva” para poder cerrarlo. “Es importante recordar que (Assange) nunca ha sido formalmente acusado y que ya fue absuelto por el anterior fiscal”, dijo la letrada en unas declaraciones divulgadas hoy por la agencia de noticias británica Press Association (PA).

Robinson añadió que el equipo legal que defiende la causa del australiano “confía y espera” que el fiscal sueco llegue a “esa misma conclusión”. La abogada recordó que en EE.UU. está abierta desde 2010, con la Administración de Barack Obama, una investigación criminal sobre Assange con relación a los miles de cables diplomáticos que éste divulgó a través de su portal WikiLeaks. “Durante ese tiempo, hemos pedido repetidamente que esa investigación se cierre con base ena que viola la Primera Enmienda” y limita la libertad de expresión e información, explicó.

Robinson dijo que su equipo ya contactó con el Gobierno de Obama, “de manera más reciente hace un par de meses”, y aseguró que continuarán haciéndolo “con los futuros gobiernos estadounidenses hasta que la investigación quede cerrada”. El fiscal ecuatoriano Wilson Toainga tomó declaración esta semana al activista, sobre la base de un listado de preguntas formuladas por el Ministerio de Justicia sueco.

Estocolmo reclama la extradición del periodista por su supuesta implicación en cuatro delitos de carácter sexual, tres de los cuales prescribieron el pasado agosto. El más grave, una supuesta violación “en grado menor” a una joven mientras dormía, continúa vigente hasta 2020.

En la sesión de preguntas estuvieron presentes la jefa adjunta de la Instrucción Sumarial de la Fiscalía de Vasteras (Suecia), Ingrid Isgren, y la inspectora de la policía sueca Cecilia Redell. El pasado 19 de junio, Assange, que niega las acusaciones, cumplió cuatro años asilado en la embajada ecuatoriana, tras perder un largo proceso legal en el Reino Unido que falló a favor de su entrega a Suecia. Assange rechaza esa opción pues teme ser enviado desde allí a EE.UU., donde se enfrentaría a un tribunal militar por las filtraciones hechas por su portal sobre el Gobierno norteamericano.