Actualidad

La Asamblea, en tiempo de crisis, brilla por su ausencia

Los asambleístas debían retomar el trabajo en el pleno mañana jueves, pero no hay convocatoria. Hay posiciones divididas entre legisladores.

ASAMBLEA NACIONAL
Sesion del Pleno Asamblea Nacional Trabajo. El presidente de la Asamblea, César Litardo (c), no convocó a sesión del pleno para reiniciar las labores.GUSTAVO GUAMAN

Con la mirada hacia otro lado. Hoy oficialmente concluye el receso legislativo y las actividades de legislación debían reanudarse. Sin embargo, el trabajo sigue paralizado en el pleno, ya que no hay convocatoria para sesionar ni hoy ni mañana por parte del presidente del Parlamento, César Litardo, a pesar de que el país atraviesa por una de las mayores crisis en lo económico, de salud, laboral y social.

ame-asamblea

Entregan a la Asamblea Nacional propuestas de reforma a tres leyes "prioritarias para la gestión municipal"

Leer más

Actitud que no es nueva en el accionar de la actual Asamblea. Lo mismo sucedió durante los 13 días del paro convocado por las organizaciones sociales e indígenas, que se cumplió en octubre del año pasado. En esa ocasión los legisladores también brillaron por su ausencia, y no trataron el tema.

Pasada la crisis formaron una comisión ocasional para que investigue los hechos que se dieron durante las manifestaciones. El organismo legislativo puso en duda el accionar de la fuerza pública y del Estado.

Ahora no es diferente. Los asambleístas consultados por EXPRESO consideran que la crisis económica no es responsabilidad del Parlamento, sino del Gobierno por la falta de decisiones concretas.

Para el asambleísta Henry Cucalón (PSC), los problemas del país, especialmente económicos, son por la falta de decisiones y acciones, mas no por temas de legislación. Antes de los anuncios que el presidente Lenín Moreno tenía previsto transmitir en cadena nacional la noche de ayer, el legislador se adelantó y sostuvo que bajo ningún concepto la Asamblea debería prestarse a dar más castigos tributarios a los ciudadanos, peor en una economía ya golpeada. “La responsabilidad del desastre económico es del Gobierno”, sentenció.

Le corresponde al Presidente y a su gobierno la política económica, tributaria y fiscal

Vilma Andrade
​Asambleísta BIN

En tanto, la legisladora Lourdes Cuesta se mostró más cauta, al considerar que no se puede establecer un criterio sobre el accionar del Parlamento si aún no se conoce nada de lo que el Ejecutivo quiere hacer para superar la crisis. “Entiendo que las medidas económicas se conocerán en la noche, aún no hay un pronunciamiento del Ejecutivo. Estamos a la espera de lo que señale el presidente”, dijo a EXPRESO.

Pero también hay asambleístas que defienden el accionar legislativo. La asambleísta Wilma Andrade (BIN), tras reconocer que es preocupante la situación del país, indicó que varios jefes de bloque han mantenido reuniones con las autoridades del Legislativo y han cruzado criterios al respecto. Además, adelantó que hoy el presidente Litardo convocará a una sesión de trabajo entre los jefes de bancada y algunos delegados, con el equipo económico del Ejecutivo. “Considero que es oportuno y además un mecanismo adecuado de conocer a profundidad los planteamientos del Gobierno frente a la crisis, sobre todo tomando en consideración que constitucionalmente le corresponde al presidente y a su Gobierno la política económica, tributaria y fiscal”, aseveró.

ATAMAINT  Y LAS FIRMAS

La propuesta de eliminar al Consejo de Participación, mediante consulta popular, llega a la Asamblea

Leer más

No todos piensan así. Para la legisladora Marcela Aguiñaga (RC) el papel de la Asamblea a lo largo de este período ha sido bochornoso, y el hecho de que no se haya convocado a sesión evidencia una vez más que el Legislativo está desconectado del sentir ciudadano.

“Recordemos que las autoridades de la primera función del Estado ya mantuvieron silencio cuando se dictaron las medidas económicas de octubre. No sorprendería que esta vez pase lo mismo”, declaró.

Adelantó que su bancada seguirá insistiendo en leyes que beneficien a la gente, y que rechazarán cualquier “paquetazo” camuflado de medidas económicas que impulse el Gobierno.