La Armada abre otra puerta a los bachilleres

  Actualidad

La Armada abre otra puerta a los bachilleres

La Armada del Ecuador va en pos de los mejores bachilleres de Guayaquil y otras partes del país para incorporarlos a sus filas de tripulantes y oficiales de arma, tras un proceso de formación de dos y cuatro años, respectivamente.

Interés. Javier Cañarte, director del Centro de Reclutamiento, explica el proceso al bachiller Jostin Peñafiel.

La Armada del Ecuador va en pos de los mejores bachilleres de Guayaquil y otras partes del país para incorporarlos a sus filas de tripulantes y oficiales de arma, tras un proceso de formación de dos y cuatro años, respectivamente.

La duración y nivel académico de estas carreras navales pueden compararse con los de cursar una tecnología y una ingeniería, en su orden.

También, al igual que en el caso de las universidades, la Armada asignará las plazas disponibles para este año a los puntajes más altos obtenidos en el proceso de selección.

Este ya está en marcha y los interesados pueden hacer su registro en línea desde el 11 de mayo hasta el 8 de junio.

El trámite se realiza virtualmente a través del portal de la entidad en Internet (www.reclutamiento.armada.mil.ec). Desde allí se descarga el prospecto que debe ser impreso y llenado con la información solicitada por la Armada.

El proceso de selección, que incluye cinco fases con cuatro tipos de pruebas y una de verificación de datos, culmina en noviembre próximo.

Los bachilleres aspirantes que obtengan los puntajes más altos -hasta completar el número de plazas disponibles- serán admitidos para los cursos que inician en 2018.

De igual manera, el orden de mayor a menor de los puntajes alcanzados, determinará quiénes irán a la Escuela de Oficiales y quiénes a la Escuela de Grumetes (tripulantes).

“Con todo esto queremos tener una alta probabilidad de que se gradúen”, explica el director del Centro de Reclutamiento, Javier Cañarte.

De allí el nivel de exigencia de las pruebas y los requisitos solicitados. (ver recuadros).

Tener un alto número de postulantes le dará a la Armada la posibilidad de contar con los mejores bachilleres inscritos.

Pero Cañarte indica que no todos los interesados inicialmente, luego siguen y terminan el proceso de selección.

El año pasado, por ejemplo, hubo 5.400 registros en línea, aproximadamente, pero solo 1.700 presentaron sus carpetas.

En este nuevo proceso, a dos semanas de que termine el plazo para el registro virtual, van más de 4.000 interesados.

Las plazas disponibles para este año -al igual que en las universidades públicas- son limitadas: 170 para tripulantes y un número para oficiales aún por definir. Cañarte estima que puede ser parecido al del año pasado, cuando ingresaron 96.

Este es el segundo proceso unificado de selección de nuevos marinos para los diferentes repartos y especialidades.

Quienes sean admitidos y terminen la formación, iniciarán su carrera en superficie (buques de guerra), submarinos, guardacostas, aviación naval e infantería de Marina.

Si bien los oficiales tienen un rango superior, los tripulantes tienen más plazas disponibles y su formación incluye el aprendizaje de una tecnología en electricidad, electrónica, mecánica o ciencias navales. Y el hecho de empezar a percibir una remuneración tras finalizar los dos años de estudios.