El valor fue su arma contra la delincuencia

  Actualidad

El valor fue su arma contra la delincuencia

Tres ciudadanos, con algo de coraje y valentía, se enfrentaron contra hampones. Sin embargo, pese a su heroísmo, la Policía les recomienda no poner en peligro su vida

HEROES DE BARRIO (7036918)
Cristopher Loor, Viviana Rodríguez y Pedro Muñoz se enfrentaron contra la delincuencia sin utilizar ninguna arma, solo su valor.Freddy Rodríguez / EXPRESO

Las únicas ‘armas’ que utilizaron para enfrentarse con delincuentes fueron su valor y coraje. Estas dos características, que convergen en valentía y determinación, son las que distinguen al riosense Pedro Luis Muñoz Herrera y a los guayaquileños Wendy Viviana Rodríguez Gutiérrez y Cristopher Alexis Loor Guamán.

WhatsApp Image 2021-09-17 at 10.19.19

Guayaquil: 4.662 operativos se han desarrollado este año por restricción de dos hombres en moto

Leer más

Estos tres ciudadanos, cansados de la inseguridad que azota al país, arriesgaron su vida para resistirse al robo de sus pertenencias o para atrapar a delincuentes que merodeaban por su sector o su lugar de trabajo.

En Ecuador, hasta mayo de este año, según información de la Fiscalía General del Estado, 9.415 personas denunciaron haber sido víctimas de robo. Esto ha originado un incremento de 1.504 querellas en relación al 2020.

Pese al aumento de este tipo de delitos, José Luis Salas, comandante subrogante de la Zona 8 (que comprende los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón), afirmó que la institución policial ha implementado varias estrategias para “asistir a la ciudadanía” y disminuir el índice delincuencial.

El jefe policial resaltó la actitud heroica de estas tres personas. Sin embargo, les recomendó que antes de enfrentarse a un delincuente, piensen en su bienestar. Los antisociales no solamente podrían estar armados, sino bajo los efectos de alguna droga.

“Esto podría ser un detonante y lo convertiría en una persona más violenta. Incluso, lo que se origina como un robo podría transformarse en una muerte violenta”, advirtió.

  • Viviana Rodríguez: “Ya no toleramos tantos robos y asesinatos”

A sus 30 años, Viviana Rodríguez ha sido víctima de los ladrones en dos ocasiones. La última vez fue el pasado 9 de agosto, cuando antisociales llegaron a su lugar de trabajo, una farmacia ubicada en la ciudadela Sauces 6, en el norte porteño.

“Fueron dos minutos de terror los que viví esa noche. La intención de la pareja que llegó a robar a la farmacia no era solo amarrarme, sino meterme a un cuarto y dejarme encerrada. Fue por eso que le di varios manotazos al delincuente”, recuerda Viviana.

A la guayaquileña le tomó varios días reponerse del susto e, incluso, llegó a tomar medicamentos para calmar los nervios que sentía cada vez que a su mente volvían las imágenes del atraco.

“Ahora cierro los ojos y me pregunto: ‘¿Y si me hubieran disparado?’. Reconozco que me arriesgué, pero no me arrepiento, porque los ciudadanos ya no toleramos tantos robos y asesinatos. Cuando salgo de mi casa camino con recelo, siento miedo, porque hay mucha delincuencia y uno puede ser víctima hasta de una bala perdida”, sostiene.

  • Pedro Muñoz: “La próxima no lo entregaremos a la Policía”

El pasado 23 de agosto Pedro Muñoz estaba parado en el portal de su vivienda, en las calles 44 y Rosendo Avilés, en el suroeste del Puerto Principal, cuando vio que cuatro tipos en actitud sospechosa llegaron en dos bicicletas hasta el negocio de su vecino. Dos de ellos portaban armas de fuego e ingresaron a robar. “No lo pensé dos veces y agarré a uno de ellos de la camiseta. Al delincuente se le escapó un tiro y por poco me impacta en el cuerpo. Estoy vivo gracias a Dios”, menciona Muñoz, de 51 años.

Recuerda que con ayuda de moradores logró capturar a uno de los antisociales y que lo entregaron a la policía. “Él aún está preso, por lo menos valió la pena haber arriesgado la vida. Pero eso sí, la próxima vez que cojamos a un delincuente, no lo entregaremos a la policía. Primero le daremos su merecido, para que se le quiten las ganas de tomar lo ajeno. Que trabaje”, afirma el ciudadano, oriundo del cantón Montalvo y quien durante 25 años trabajó como guardia de seguridad.

El riosense asegura que hace dos años también fue víctima del hampa, cuando le robaron su celular mientras viajaba en una buseta por el suburbio porteño.

  • Cristopher Loor: “Si veo a alguien robar, lo vuelvo a amarrar al poste”

WhatsApp Image 2021-09-15 at 12.50.25

Asesinan con dos tiros a un hombre en Guayaquil

Leer más

A Cristopher Loor ya no le causa sorpresa ser testigo de un asalto o hurto en el sector donde trabaja. Desde hace más de dos años vende empanadas en las calles Maldonado y Abel Castillo, en el sur de Guayaquil.

Rememora que el pasado 5 de junio agarró al Negro Joel, un presunto antisocial que ya había sido captado cometiendo robos en este sector. “Decidimos darle un escarmiento para que no vuelva a hacerlo, y es por eso que lo amarramos a un poste de alumbrado público. Así lo tuvimos por cuatro horas. Él es consumidor de droga y lo vimos cuando se llevaba el retrovisor de un carro. En el sector donde trabajo roban todos los días”, comenta Loor.

Admite que no se arrepiente de haber expuesto su vida para agarrar al hombre que, con sus actos delictivos, atemoriza a los comerciantes y vecinos de ese sector.