Se aplaza audiencia sobre posible juicio a Correa

  Actualidad

Se aplaza audiencia sobre posible juicio a Correa

“Cuestiones inherentes a la Sala” fue el motivo que se dio para que ocurra esta postergación en el caso Balda. La nueva fecha es el 7 de noviembre.

Referencial. El proceso se inició por el supuesto secuestro a Fernando Balda.

La justicia ecuatoriana aplazó para el 7 de noviembre una audiencia en la que se pronunciará si juzga o no al expresidente Rafael Correa, quien vive en Bélgica y es indagado por el secuestro de un opositor, según se informó este viernes 19 de octubre.

Una sala de la suprema Corte Nacional de Justicia (CNJ) a cargo de la causa, emitió el jueves una providencia en la que postergó la audiencia que debía realizarse el 23 de octubre.

La decisión se debe a “cuestiones inherentes a la Sala”, señaló.

Hace un mes, cuando se reinstaló la sesión, la Fiscalía pidió ante la CNJ que llame a juicio a Correa al acusarle de ordenar el secuestro del opositor exasambleísta alterno Fernando Balda en Colombia en 2012.

De prosperar el pedido, el exmandatario solo deberá responder si es llevado ante los tribunales, pues la ley impide su juzgamiento en ausencia.

Correa (2007-2017) sostiene que es inocente y denuncia que detrás de este “complot” en su contra está el presidente Lenín Moreno, su sucesor y exaliado.

Las acusaciones también recaen sobre dos policías detenidos en Quito, y sobre Pablo Romero, un exdirector de la Secretaría de Inteligencia (Senain) que está en España.

En julio pasado, la justicia dispuso prisión preventiva y pidió circular roja de Interpol contra Correa y Romero. Sin embargo, ambos siguen en libertad.

Balda estaba refugiado en Bogotá en 2012 alegando que era perseguido político. Cinco personas lo forzaron a subir a un automóvil, pero la policía colombiana logró interceptar el vehículo y liberarlo.

En caso de ser juzgado, Correa, de 55 años, podría recibir condena de hasta siete años de prisión, según Felipe Rodríguez, abogado de Balda.

Tras dejar el poder, en mayo de 2017, el exgobernante vive en Bélgica, de donde su esposa es oriunda.