Alias Leandro, un presunto narco que fingió su muerte

  Actualidad

Alias Leandro, un presunto narco que fingió su muerte

Luego de la muerte de JL, líder de Los Choneros, Leandro Norero se hizo cargo del tráfico de droga en los puertos. Usó peluquerías para lavar dinero. 

WhatsApp Image 2022-05-26 at 5.38.26 PM
Evidencia. Se hallaron lingotes de oro, dinero, armas y joyas.Cortesía

Leandro Antonio Norero Tigua se presentaba como un exitoso empresario. A sus 36 años tenía una mecánica y lavadora de autos en Daule. En 2020 pagó 50.394 dólares de impuesto a la renta.

Detenido

Detenido en Ecuador un hombre requerido por Perú que había fingido su muerte

Leer más

Todo esto era solo una fachada. Para la Fiscalía y la Policía, Leandro Norero era conocido como alias Leandro, un supuesto narcotraficante con boleta roja de Interpol, pues la justicia de Perú lo requería desde 2014 por tráfico de drogas.

El miércoles 25 de mayo de 2022 fue arrestado junto con otras seis personas. Se realizaron 19 allanamientos en Santa Elena, Guayas y Manabí. Se decomisó armas, joyas, 6 millones de dólares en efectivo y 24 lingotes de oro de 500 gr y 1 kilo. Cada lingote, según su peso, tiene un valor en el mercado de 30.000 y 60.000 dólares.

Antes de su arresto, alias Leandro ya tuvo problemas con la justicia, pero siempre salió bien librado. En 2006 fue arrestado por tráfico de armas, en 2012 por robo y asociación ilícita y en 2018 fue detenido por tráfico de drogas. Ninguna de las acciones penales prosperó.

En abril de 2019, un hombre le disparó mientras miraba un partido de fútbol en una de las canchas del Parque Samanes. Sufrió dos heridas de bala en el cuello y tórax, pero sobrevivió.

A partir de ese suceso, la justicia de Perú presionó por su traslado. El 5 de febrero de 2020, el presidente de esa nación, Martín Vizcarra, solicitó formalmente su extradición a la Corte Nacional. Alias Leandro volvió a eludir el proceso. Esta vez fingió haber muerto en una supuesta balacera. Según la Fiscalía, de esta forma el sospechoso logró que se extinga su acusación.

policia droga contecon

La droga en contenedores, solo un mínimo pasa la revisión antes de la exportación

Leer más

Muerto ante la ley, Leandro Norero incrementó sus actividades ilícitas. En diciembre de 2020, a partir del asesinato de José Luis Zambrano, alias JL o Rasquña, líder de Los Choneros, Leandro se convirtió en un cabecilla. Ya no solo actuaba en Daule y Durán, en donde él tenía control, junto con los Chone Killers. Hoy su organización está relacionada con los envíos de droga a Bélgica desde los puertos de Posorja, en Guayas, y Puerto Bolívar, en El Oro.

“Se toma toda la línea de trabajo de Rasquiña porque se dio cuenta que él podía ser el nuevo líder. Él tenía las rutas y los contactos. Así que se hace cargo de los puertos”, dijo un agente de Inteligencia.

Para lavar los dineros sucios del narcotráfico, la investigación fiscal indica que Leandro Norero se valió de una serie de compañías. Entre estos dos salones de belleza, una agencia de publicidad y una empresa dedicada al cultivo de cacao ubicados en sectores comerciales del norte de Guayaquil.

En Manta tenía una constructora de edificios residenciales y una comercializadora al por mayor de camarones.

Ninguno de los negocios destacaba ni por su publicidad, infraestructura ni por una gran actividad comercial. Entre las seis empresas investigadas, en 2021 pagaron al SRI 250 dólares de impuesto a la renta.

Estas empresas, como personas jurídicas, fueron acusadas por el delito de lavado de activos. Este jueves 26 de mayo se realizó la audiencia en Guayaquil. Agentes del Grupo Especial Móvil Antinarcóticos (GEMA) custodiaban a la fiscal que impulsó la investigación, pues se trata de un caso delicado y porque se presume que Leandro contó con el apoyo de policías corruptos en servicio activo que habían estado a cargo del control de puertos y aeropuertos y registro de contenedores.

Mientras se desarrollaba la audiencia, en redes sociales circularon las fotos de alias Leandro. Dos imágenes son del 6 de septiembre de 2009 y aparece junto a dos generales de la Policía: Euclides Mantilla y Juan Ruales, ahora retirados.

El supuesto narco también se retrató con el entonces presidente Rafael Correa y con Ricardo Patiño, quien fue ministro de Defensa, pero en el 2009 se desempeñó como ministro del Litoral. “Las fotos donde aparece este señor Norero no son las instalaciones policiales, son la oficina del Ministerio del Litoral”, dice un agente.

WhatsApp Image 2022-05-26 at 5.38.40 PM
Reunión. 6 de septiembre de 2009. Leandro Norero, de 23 años, junto con el presidente Rafael Correa en el Ministerio del Litoral, que impulsaba la pacificación de los Ñetas y Latin Kings.Cortesía

En ese entonces, alias Leandro tenía 23 años. Era un líder de Los Ñetas y vivía en el suburbio de Guayaquil.

“Las fotos donde aparece ese chico fue en el contexto de una reunión oficial a la que también asistió el ministro Gustavo Jalkh. El tema era un proceso de pacificación entre Ñetas y Latin Kings. Entonces estos chicos se dedicaron a pintar paredes”, recuerda el general Ruales, que entonces era comandante del Guayas.

Alias Leandro se hizo visible para la Policía en los dos últimos años, tras las capturas de contenedores con droga y sobre todo tras la muerte de JL. Desde 2013 hasta 2020, él pagó un promedio de 4.900 dólares, pero en 2021 sus rentas aumentaron exorbitantemente.

  • Cfira. 6 millones en efectivo fueron hallados en la detención de Leandro Norero Tigua.

  • Nacionalidad. En un primer momento, la Fiscalía informó que el supuesto narco era peruano. Pero hoy se sabe que nació en Guayaquil y tiene 36 años.

Hay un antes y después de JL

  • Luego del asesinato de José Luis Zambrano, ‘JL’ o alias Rasquiña, Los Choneros quedaron al mando de dos líderes, alias Fito y Junior Roldán. Para el coronel Patricio Pazmiño, antiguo jefe de Inteligencia, las masacres en las cárceles y la ola de violencia criminal en las calles está relacionada con la muerte del cabecilla. En principio se trata de disputas entre bandas, pero también el fortalecimiento de amigos y enemigos de Fito y JR. Las incautaciones de contenedores con drogas, que solo representa un porcentaje menor de toda la cocaína que sale del país, se ha incrementado en los últimos años. No necesariamente esto se debe a la eficiencia de la Policía, ya que las unidades de Antinarcóticos carecen de personal y los puntos de control de carretera o de puertos no tienen equipos o tecnología. Sino que se trata de un incremento de la producción de droga en Colombia y de toda su cadena.