Actualidad

Más agentes agredidos por controlar el toque de queda

Policías y vigilantes civiles fueron atacados por quienes se niegan a acatar el aislamiento

coronavirus
Un policía escolta a la audiencia de cargos, a tres jóvenes que supuestamnte agredieron a agentes en DauleÉdgar Romero

El aislamiento social nunca antes vivido por la población del país comienza a hacer perder la cabeza a muchos. Uno de los efectos negativos que está dejando el toque de queda para evitar la propagación del coronavirus es la agresión a agentes del orden que buscan hacer cumplir la medida dispuesta por el Gobierno.

En los últimos días estos casos de ataques a policías y agentes de tránsito se han registrado en ciudades como Cuenca, Nobol y Daule.

En este último cantón, perteneciente a Guayas, en menos de 48 horas, se dio ayer, jueves, un nuevo hecho de violencia contra policías acantonados allí, por lo que el juez multicompetente Edwin Tierra, de la Unidad Judicial local, ordenó prisión preventiva para tres jóvenes de 31, 26 y 23 años. Están acusados del delito de ataque o resistencia, informó ayer el fiscal César Peña Morán.

MATERNIDAD 1

Los vehículos que violen la restricción de circulación serán retenidos

Leer más

El respectivo parte policial detalla que agentes del servicio preventivo del Comando Daule, mientras patrullaban por las calles 6 de Marzo y Avelino Botarro, para hacer cumplir el toque de queda, se percataron de que varios ciudadanos se encontraban ingiriendo presuntamente bebidas alcohólicas en la vía pública. Al acercase los uniformados y al solicitarles que se retiren a sus casas, tres de ellos se negaron a hacerlo y expresaron frases como : “Chapas, qué quieren, estamos en la casa” y “no saben quiénes somos y dónde trabajamos”.

Tras esa reacción, los gendarmes solicitaron refuerzos a su comando y una vez que estos llegaron, comenzaron las agresiones físicas a los uniformados. El cabo Oswaldo Bachicoria resultó golpeado y herido con un corte en su mano izquierda, ya que los jóvenes se le tiraron encima. Los policías debieron usar gas pimienta para neutralizar a los rebeldes, luego se logró detenerlos.

Este caso se suma al del domingo ocurrido en la vecina Nobol, cuando fueron aprehendidos dos hermanos y su cuñado por el mismo delito contra uniformados.

Mientras tanto, en Cuenca, un juez de Flagrancia dispuso prisión preventiva y multa de $ 100 contra un conductor que atacó con golpes de puño a un agente de Tránsito. El acusado se había resistido a retirarse de la vía pública por cuanto no tenía salvoconducto y el vehículo no tenía el número de placa permitido para el día de su detención. 

Procesos

 Los acusados por ataque o resistencia cumplen prisión preventiva, a la espera del juicio respectivo. Sus penas podrían ser de 1 a 3 años de cárcel.