Actualidad

Aducen que una obra ocupa parte de la via

Playas es nuestro único balneario y nosotros, los guayaquileños -dice Danilo Villavicencio, quien tiene un terreno en el sector- tenemos el derecho de defender su futuro: su crecimiento, progreso y atractivos.

Obra. La urbanización Galero continúa el levantamiento. Sus representantes afirman que cumplen con la ley.

Un balneario tiene éxito y trascendencia no solo en función de los habitantes, sino en la planificación del sector. Playas es nuestro único balneario y nosotros, los guayaquileños -dice Danilo Villavicencio, quien tiene un terreno en el sector- tenemos el derecho de defender su futuro: su crecimiento, progreso y atractivos.

En días pasados visitó EXPRESO para dar a conocer su inquietud, hace un llamado a las autoridades municipales para que actúen conforme a la ley. Solicita se haga respetar el ancho de la vía en la zona del kilómetro 12,3 de la carretera Playas -Posorja, que sirve de ingreso a varios solares.

Según el fichero Municipal, esta debe tener una ancho de 9 metros. Sin embargo, explica, existen proyectos urbanísticos, como es el caso de la urbanización Galero, que “han invadido la calle, que no han respetado linderos y han achicado a la misma, en algunos tramos, hasta en 5 metros”, alega.

Villavicencio, quien ha llevado sus quejas al Cabildo desde el 2010, insta a que la empresa constructora paralice los trabajos. “Hemos denunciado por años esta arbitrariedad, pero pese a las inspecciones y oficios Municipales que ratifican el hecho y corroboran la invasión, no se ha hecho nada por hacer respetar la ley”, afirma.

Dice haber enviado otro oficio para que desde el Municipio, una vez más, se chequeen las escrituras de la futura residencia. “Queremos sentirnos orgullosos de lo que tenemos. Guayaquil solo tiene a Playas. Y con este tipo de actos, que afectan a los peatones y al tránsito vehicular, no se está aportando a su desarrollo”, agrega.

Hugo Burgos, ingeniero a cargo de la construcción de Galero, habló con EXPRESO. Dijo que tanto el levantamiento de la obra como el cerramiento están aprobados por el Municipio desde el año pasado.

“Todo está en regla. Tenemos los predios al día y demás documentación”, asegura.

Reconoce que la vía en algunos trechos mide 7 y no 9 metros, pero alega que esto es porque está cubierta de matorrales. “Si el Municipio la limpia, quedaría más amplia, añade.

Tiempo atrás a la urbanización Galero, se le colocó sellos de clausura. Pero fueron retirados luego de que un informe del departamento de Planificación Urbana municipal confirme que respeta la línea de fábrica, explica la comisaria Municipal, Patricia Maridueña.

Villavicencio se centra en el reglamento. Busca, que de forma oficial, mediante escrito e incluso con mediciones, se confirme su postura.