Actualidad

La Administracion Publica pierde peso como empleadora

Las estadísticas oficiales de empleo hablan de un país en recuperación que ha generado en el último año más de 316.000 puestos de trabajo (sobre todo precarios e informales). Pero no será por la contribución de la Administración Pública.

La Administración Pública pierde peso como empleadora

Las estadísticas oficiales de empleo hablan de un país en recuperación que ha generado en el último año más de 316.000 puestos de trabajo (sobre todo precarios e informales). Pero no será por la contribución de la Administración Pública.

En el informe laboral más optimista de los últimos dos años, esa actividad, junto con Defensa y la Seguridad Social obligatoria, ha perdido espacio como empleadora. Según las mismas cifras oficiales, el Estado da empleo al 3,6 % de la población ocupada (a marzo de 2017), cuando hace un año, lo hacía con el 4,2 %.

Y eso, según confirmó el Instituto Nacional de Estadística y Censos a EXPRESO, se traduce en que se han reducido en 28.421 el número de personas empleadas en esa actividad asociada al sector público.

De hecho, es la actividad que más protagonismo ha perdido en la generación de empleo, ya que otras actividades como la agricultura, el comercio, el transporte, el servicio doméstico e incluso la construcción en recesión, ahora dan más trabajo que antes en proporción al total de la población con empleo.

Cuando se pone la mira en el Estado, en general, como fuente de trabajo, lo que incluye al Gobierno central y los gobiernos municipales y provinciales, la merma es aún mayor. Llega a ser considerada como “una variación estadísticamente significativa” entre marzo de 2016 y marzo de 2017, según INEC.

Pasó de haber 9,7 plazas públicas de cada 100, a 8,7 %, frente a un 91,3 % de roles privados.

El organismo confirmó también que los empleados públicos presentaron una reducción que “corresponde a 46.675 personas, puesto que en marzo del 2016 existía un total de 718.074 empleados públicos y en marzo del 2017 se redujo la cifra a 671.400 empleados públicos”.

EXPRESO preguntó al Ministerio de Trabajo si se había reducido el número de empleados, en qué sectores y debido a qué, pero no se obtuvo ninguna respuesta.

“Hay que tener cuidado con los porcentajes”, coinciden el exministro de Finanzas, Francisco Swett, y el exdirector de INEC, Carlos Cortez, porque no reflejan el número exacto de personas. Pero no niegan que la presión del gasto público haya terminado por achicar el rol del Estado como empleador en -cita Swett como ejemplo- contratos o proyectos a término que ya se hayan finalizado, como la construcción de los hospitales. Es decir, que al terminar los proyectos, los empleados asignados hayan quedado desocupados.

Cortez atribuye esta situación a la caída de los ingresos petroleros que desencadenó una necesidad de reducir el gasto corriente. Como él, Tito Palma, exviceministro de Trabajo, cree que la caja fiscal del Estado ha sufrido una presión desmesurada que explica el recorte en burocracia.

INEC

“Es una variación significativa”

INEC respondió a EXPRESO que la reducción de empleados públicos es “una variación estadísticamente significativa entre marzo de 2016 y marzo de 2017”. No dio razones, al no ser el ente encargado de dicho análisis, pero confirmó que “la reducción corresponde a 46.675 personas, puesto que en marzo del 2016 existían un total de 718.074 empleados públicos y en marzo del 2017 se redujeron a 671.400 empleados públicos”. Además, precisó que el sector público, “no solo incluye al Gobierno central, sino a todo el Estado (GAD Municipales y Provinciales por ejemplo)”.