Aborto: el Pleno quema tiempo

  Actualidad

Aborto: el Pleno quema tiempo

Se postergó el segundo debate.  Ni el informe de mayoría ni el de minoría tienen votos suficientes.   Los asambleístas piden sesiones presenciales para cabildear.

Manifestación por el derecho al aborto
Constancia. Militantes feministas acompañaron la maratónica sesión desde la puerta de la Asamblea. La próxima semana volverán.Henry Lapo / Expreso

Sesión para quemar tiempo y postergar el tratamiento de un tema sin consensos. El Pleno de la Asamblea Nacional se reunió este martes para abordar el segundo y definitivo debate de la reforma legal que garantiza el acceso al aborto en casos de embarazo por violación. Sin embargo, desde el primer momento supo que no lo haría: así habían acordado el anterior domingo las bancadas representadas en el Consejo de Administración Legislativa (CAL). En su lugar, decidieron repetir lo que ya se ha hecho hasta el cansancio: comisiones generales. 21 especialistas (algunos muy dudosos) fueron invitados para exponer su punto de vista: feministas y militantes antiaborto, médicos y abogados constitucionalistas, ginecólogos y algún sacerdote, científicos y extremistas… Desde Buenos Aires, Lima, Santiago de Chile, Bogotá, Washington... Voces que, a estas alturas del debate, difícilmente tienen otro efecto que el de reafirmar a cada quien en sus propias posiciones. Entre eso y la lectura del informe de mayoría de la Comisión de Justicia sobre el proyecto de reformas, se fue el día.

aborto

Aborto por violación: aprobado el informe para el segundo debate

Leer más

El motivo de esta nueva postergación es claro: la Asamblea necesita cabildear. Y para cabildear hay que reunirse en persona. Las oficinas de la sede legislativa, los pasillos y las curules parlamentarias son los lugares más apropiados para ello. Por el momento, sin embargo, tal cosa es imposible: el número de legisladores enfermos de COVID “se ha disparado”, según gráfica expresión de la Dirección Jurídica de la Asamblea (solo en el CAL hay tres contagiados, empezando por la presidenta Guadalupe Llori), lo cual obliga a mantener las sesiones telemáticas vía Zoom. Mientras esto siga así, no habrá ley que garantice el acceso al aborto de las mujeres violadas en el Ecuador.

Fue Johanna Moreira, asambleísta de Izquierda Democrática que defiende el informe de mayoría, quien solicitó al CAL que el debate sea presencial aunque haya que postergarlo. Su preocupación solo puede significar una cosa: no hay votos suficientes para aprobar el proyecto. La oficialista Nathalie Arias la secundó y propuso aplazar la sesión una semana. Darwin Pereira, de Pachakutik, dio con la solución salomónica: instalarla, sí, pero suspenderla luego de terminada la lectura del informe y dejar el debate y la votación para la semana próxima. El cabildeo marca la agenda.

El nudo crítico del proyecto de reforma continúa siendo el de siempre: el plazo dentro del cual se permitirá el aborto. La sentencia de la Corte Constitucional que hizo posible este debate al declarar la inconstitucionalidad de la penalización del aborto en casos de embarazo por violación, establece que la protección de la vida desde la concepción es gradual e incremental según el desarrollo del nasciturus. Por ello, el trabajo de legislar sobre esta materia “incluye -dice la Corte- la necesidad de fijación de un tiempo máximo de gestación permitido”.

Una vez descartada la propuesta inicial de la Comisión de Justicia, que fijaba ese tiempo máximo en 28 semanas para mujeres adultas y lo dejaba sin fijar en el caso de menores de edad y personas con discapacidad, el debate se centra entre las 22 semanas del informe de mayoría y las seis semanas del informe de minoría, apoyado por legisladores correístas fieles a la línea de su expresidente prófugo y sus coidearios del socialcristianismo y Pachakutik. Ninguna de las dos propuestas parece contar con los votos necesarios para su aprobación. De ahí el consenso en la necesidad de postergar el debate. De no resolverse esta situación, los proyectos quedarían en el limbo, no así la constitucionalidad del aborto en casos de embarazo por violación, que ya fue despenalizado por la Corte.

Tras cinco horas y media de comisiones generales y una hora de lectura del informe, tomó la palabra la presidenta Guadalupe Llori: “Las coordinaciones de las bancadas -dijo- consideran que para este trámite los asambleístas cuenten con el tiempo necesario para el análisis y la elaboración de propuestas que mejoren el texto propuesto por la Comisión, y solicitaron que se suspenda la sesión”. Cuando se reinstale en el salón plenario, el debate final arrancará sin más preámbulos.

GUILLERMO LASSO

Guillermo Lasso: “Vetaré la ley del aborto si va más allá del fallo de la Corte”

Leer más