Las abejas, un negocio que no tiene limites

  Actualidad

Las abejas, un negocio que no tiene limites

Es la industria que tiene 30.000 empleados (obreras), un gerente (reina) y alrededor de 200 zánganos sin la obligación de afiliarlos al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, sin pagar sueldo, décimos, ni utilidades.

Hacienda. Ricardo Lecaro administra un negocio familiar, son 236 colmenas que producen la miel Bee Happy, la que se vende en supermercados.

Es la industria que tiene 30.000 empleados (obreras), un gerente (reina) y alrededor de 200 zánganos sin la obligación de afiliarlos al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, sin pagar sueldo, décimos, ni utilidades. Poseer una colmena es un negocio sin límite, la inversión se la recupera en un año. Una colmena con 30.000 abejas cuesta unos 150 dólares, la cual al año producirá unos 40 litros de miel; en dinero representan unos 800 dólares, por cada colmena. El litro de miel en el país se vende hasta en 20 dólares.

Es un negocio sin límites, porque también se vende el polen, la cera, la jalea real y el propóleo. Incluso las abejas son alquiladas por los agricultores en el tiempo de la floración de las plantas, un 80 % de la producción de los frutos depende de la polinización, un trabajo que hacen las abejas. Cada colmena se alquila a 65 dólares y por hectárea lo ideal es tener cinco.

Solo en esta actividad el apicultor puede contar con un dinero extra, si alquila las cinco colmenas en 45 días contará con 325 dólares.

Pero la apicultura no es una actividad plenamente desarrollada en el país, pese a los beneficios financieros que da, a lo necesario que son para la agricultura y lo bien que hace para la salud. De eso están conscientes las autoridades, quienes motivan el desarrollo de la apicultura.

Ecuador podría proyectarse a ser uno de los primeros productores de miel de abeja, a nivel de Sudamérica. Así lo afirmó Hugo Rosero, responsable del Programa Nacional Sanitario Apícola de la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de Calidad del Agro (Agrocalidad), entidad adscrita al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap). Se trabaja en un Plan Estratégico desde el 2015. La meta es que en el 2020 esté fortalecida la población apícola en el país. Rosero dijo que “el Ecuador tiene tremendo potencial para la apicultura; se espera tener unas 200 mil colmenas y en la actualidad tenemos apenas 912 explotaciones apícolas con 12.188 colmenas catastradas”. Rosero agregó que el primer paso para lograr este objetivo es capacitar a la comunidad sobre el papel que realizan las abejas en beneficio de la agricultura y la salud. “Debemos concientizar que la abeja no es el enemigo de la agricultura; más bien es la mano derecha del agricultor. La abeja le ayuda en la parte agropecuaria, ya sea en la producción de forrajes, como de frutos para incrementar la productividad, a nivel nacional”, enfatizó.

Desarrollar la apicultura plenamente en Ecuador es primordial, sobre todo ahora que se busca desarrollar la agroindustria. No es sensato desatender el campo, ni a las abejas que son las que aseguran los frutos que ahora se quieren industrializar para exportar.

El productor

Un hobby hecho empresa

Cuando todavía era estudiante de colegio desarrolló el hobby de tener colmenas en la finca de sus padres. Hoy, Ricardo Lecaro transformó su afición en una empresa familiar. Cuenta con 236 colmenas, son más de siete millones de abejas que producen la miel que él comercializa en las cadenas de los principales supermercados del país y en los restaurantes de los hoteles de cinco estrellas. Bajo la marca Bee Happy ofrece al mercado la miel con valor agregado, por ejemplo, vinagre de miel y frutos secos (almendra y nuez) en miel. A futuro aspira a elaborar el vino de miel. Lecaro dijo a Diario EXPRESO que sí se puede vivir de la apicultura. Él lo hace y es uno de los productores que promueve el no uso de pesticidas, en pro de no matar a las abejas.