La vida útil de las tuberías de Las Tolas llegó a su límite

  Quito

La vida útil de las tuberías de Las Tolas llegó a su límite

Con frecuencia se hunden los adoquines de las calles Hay un plan para el cambio de la infraestructura Los trabajos demoran más de lo previsto

WhatsApp Image 2022-06-20 at 5.11.52 PM (1)
Pausa. Los adoquines de la calle Marcelina Nolivos ya fueron retirados, pero la obra no avanzó.José López / Expreso

El escenario se volvió común: adoquines hundidos en media calle, charcos de agua e imposibilidad para circular. Así, los pasos en el barrio Las Tolas, al norte de Quito, se convirtieron en un aviso constante de un problema de fondo: las tuberías llegaron al límite de su vida útil.

Orlando Murillo, quien maneja un taxi y cuya sede está en el barrio, se mostró sorprendido por la gran cantidad de huecos que aparecieron en las últimas semanas. “Ni ha llovido mucho como para culpar a eso. Las tuberías se rompieron en diferentes zonas y estuvieron así por casi una semana. Llegaron para arreglar, pero ya aparecieron otros huecos más pequeños en otras partes. Seguro se harán grandes en los próximos días y otra vez no podremos circular con normalidad”, reclamó.

WhatsApp Image 2022-06-16 at 2.17.06 PM

Guápulo, sin aceras y con adoquín deteriorado

Leer más

El vicepresidente del Gobierno Autónomo Descentralizado de Pomasqui, Diego Alarcón, explicó que este problema ya estaba en conocimiento de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmmaps) y que llegaron a la conclusión de que era momento de cambiar el material de las tuberías. “Nos informaron que se cambiaría de tubería de asbesto cemento a PVC en diferentes zonas de Pomasqui. El proyecto ya fue socializado”, indicó.

Desde la Epmmaps informaron que el proyecto ya inició. La calle José de la Cuadra, en el barrio la Florida, fue la primera en ser intervenida. Inclusive, está el espacio definido para las acometidas, ya que los cambios no serán solamente en el sistema principal, también irá hacia los domicilios.

El siguiente trabajo debía realizarse en la calle Marcelina Nolivos, cerca de la parada de La Joya. Los empleados de la empresa contratada por la Epmmaps acudieron, retiraron los adoquines de la calle y no volvieron más. Según un oficio emitido la semana anterior, paralizaron la obra por las manifestaciones, ya que era casi imposible llegar hasta la zona con la maquinaria necesaria y no se podía garantizar la seguridad y el regreso del personal.

Sin embargo, el estado de la calle se volvió en un verdadero problema para los autos y las personas que viven en el sector. “Nos alegramos cuando dijeron que iban a cambiar la tubería porque, en serio, es una obra muy necesaria. Pero llegaron, sacaron los adoquines y ya no volvieron. No sabemos qué pasó. Ahora ya se volvió una molestia”, dijo Julio Llamuca, quien trabaja en una tienda que está en esa calle.

Él cuenta que en estos días ha sido común observar a los carros hacer maniobras peligrosas para evitar los huecos. “Una calle en malas condiciones se vuelve un problema porque los carros, por esquivar los huecos, pueden chocarse o irse contra las personas que están esperando el bus”, agregó.

Fabricio Tamayo fue uno de los perjudicados. “El fin de semana, cerca de las 20:00, pasé por ahí con el carro. Estaba oscuro porque, de paso, no había ni iluminación, me caí en un hueco y salió volante el tapacubos. Se rompió. Ya no vale. Nadie me va a devolver lo que cueste uno nuevo”, lamentó.

Y esa no es la única zona afectada. Por ejemplo, en el barrio Santa Marta también aparecieron las fugas de agua, que obligaron a abrir la calle. Semanas atrás, cerca de la urbanización Señor del Árbol se rompió hasta el asfalto por culpa de una fuga y también tuvieron que cambiar la tubería.

El fin de semana hubo una reunión entre representantes de la Epmmaps y los dirigentes barriales. Ahí se informó sobre la paralización de la obra hasta que mejore la situación política del país. El plazo, desde cuando retomen los trabajos, será de 120 días para cambiar los 4.097 metros de tuberías de asbesto cemento a PVC, con un costo de 470 mil dólares.

La calle principal de Las Tolas tiene muchos huecos y los carros se están dañando. Estamos preocupados porque tapan un hueco y aparecen dos.

Óscar Murillo,
Habitante del sector

Pasamos de la alegría a la preocupación. Dijeron que iban a cambiar las tuberías pero ya no volvieron y la calle quedó abierta. Esto se volvió una molestia para todos.

Julio Llamuca,
Habitante de Las Tolas

Toda la parroquia será beneficiada por el cambio de la tubería en varias zonas. Con eso evitaremos las fugas. Lastimosamente por ahora se paralizó la obra.

Diego Alarcón,
Vicepresidente del GAD de Pomasqui