La revolución de la ropa de segunda mano

  Quito

La revolución de la ropa de segunda mano

Emprendedoras de la capital lanzaron un plan para dar nueva vida a las prendas a través de la aplicación Niftymark

Niftymark-ropa-aplicación
Apricot León y Karen Rojas son las creadoras de la aplicación.Cortesía

Un pulguero online, sin intermediarios. Esta es la propuesta que Apricot León y Karen Rojas plantearon cuando decidieron crear Niftymark.

Se conocieron trabajando para un conglomerado de la moda, y ahí se hicieron amigas. “A pesar del trabajo que hacíamos, las dos creíamos que la moda debía ser sostenible, pues se trata de una de las industrias más contaminantes del mundo”, estableció Rojas.

Así, la idea de abrir esta tienda virtual fue tomando fuerza, hasta que se hizo realidad el mes pasado.

“La venta de ropa de segunda mano es común, pero no se ha hecho a gran escala. Nosotras queríamos implementar esta idea, ya que ayuda a reutilizar las prendas, da facilidades a la gente para conseguir ropa en buen estado, y genera ingresos para quienes los necesitan”, añadió León.

Lily-Toys-Negocio-Ambato

Un emprendimiento que resurgió de las cenizas

Leer más

Estas señalan que la pandemia y la crisis económica que esta ha generado, ha avivado el interés por las prendas de segunda mano y ha sensibilizado a los usuarios. “Las personas intentan ahorrar y no gastar más de lo que pueden”.

Quito es el “epicentro” de esta propuesta, pero desde su lanzamiento se han ido incorporando clientes y vendedores de otras ciudades. “Al momento tenemos presencia de personas de diecisiete provincias. Los ingresos son para ellos, y nosotras nos encargamos del envío y la logística, que es la parte más sensible del proceso”, agregó Rojas.

Las mujeres son las principales interesadas, pero en Niftymark también se oferta ropa para niños y hombres. No descartan tener un espacio presencial cuando acabe la pandemia, pero por ahora se enfocan en que la iniciativa crezca.

La meta, señalan, es que se vendan 40.000 prendas a nivel nacional al año.