Puente peatonal fantasma pone en riesgo a moradores

  Quito

Puente peatonal fantasma pone en riesgo a moradores

Los accidentes de tránsito provocan temor entre los vecinos de la Loma de Puengasí. La inseguridad es otro problema que deben sortear los transeúntes.

ce1cebef-a9fc-4734-afc5-bf7b00e41b11
El mal estado del puente peatonal ha causado malestar entre los moradores de la Loma de Puengasí.Katherine Heredia

La falta de reparación del puente peatonal, ubicado en la avenida Simón Bolívar, en el sector de la Loma de Puengasí, en el suroriente de Quito, tiene en zozobra a los moradores.

Reina- Municipio- Quito

Comentario de concejal en plena sesión del Concejo Metropolitano de Quito causa indignación

Leer más

Según ellos, no solo deben sortear los carros para cruzar la calzada, sino también a los delincuentes que los acechan en la noche por un paso alterno que ‘abrieron’ los transeúntes.

Margoth Albán vive en este lugar hace una década y cuenta que desde hace cuatro meses, cuando un tráiler que transportaba una volqueta se impactó con la estructura del puente que está en sentido sur-norte, su vida pende de un hilo.

“Ir por esta avenida donde hay tanto carro se volvió una ruleta rusa. Toca correr para esquivarlos. Hace dos meses un joven se salvó de morir. No sé qué están esperando para arreglar el puente”, añade la mujer.

Pero no todos son tan arriesgados para cruzar por esta vía, dice Mary Flores, quien trabaja en este sitio como fiscalizadora de varias cooperativas de transporte urbano.

Hay moradores que entre la maleza –que hay a un costado de esta avenida– abrieron un camino para ir por debajo de la Simón Bolívar (por una calle que conduce al Valle de los Chillos), y llegar al otro lado de la calzada.

“Por la mañana y tarde es tranquilo circular por aquí, pero en la noche ya es un peligro. Saben gritar que les robaron y es oscuro. Hay que escoger: o ser atropellado o ser asaltado”, agrega la joven.

Pero también hay los desprevenidos o “boquiabiertos”. Quienes no se han dado cuenta de que falta la mitad del tramo del puente peatonal y que han escapado de caer.

“Al inicio tocaba gritarles para que se regresaran. Algunos no escuchaban y solo al llegar al filo veían que se acababa el camino. Después ya tapamos arriba con un pedazo de malla del mismo puente para evitar alguna desgracia”, cuenta Flores.

Este Diario constató que no existe ninguna señalética de peligro o que bloquee el acceso por el tramo hábil. Las cintas que fueron colocadas en septiembre del año pasado, cuando se produjo el accidente, fueron retiradas. Tampoco hubo presencia de algún agente metropolitano para colaborar con el paso seguro de los peatones.

Ana Rivadeneira es otra asidua transeúnte de la zona. Pese a su edad, comenta que para atravesar la calle saca fuerzas y que hace dos meses le salvó la vida a un niño, quien casi cae por un boquete que está en el parterre que divide a la avenida Simón Bolívar en los sentidos sur y norte.

Según Rivadeneira, el pequeño, al llegar al parterre, se abalanzó sobre esta estructura y antes de que cayera por el orificio, ella lo sostuvo de una mochila que llevaba.

“A veces vienen los borrachitos o gente que se salvan de caer. Ese hueco sale a la calle que lleva a la vía a los Chillos. No sabemos para qué está ahí”, agrega.

Guaderas

A los 100 días de gestión del alcalde Guarderas, la capital avanza lento

Leer más

A través de un comunicado oficial, la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) indica que deben esperar una resolución legal sobre el accidente provocado en esta estructura, para reponer la parte del puente peatonal que falta.

Además, la empresa municipal ha señalado que realizará un mantenimiento a los puentes peatonales durante el primer trimestre del año.

“El daño fue causado por una persona particular y es quien debe reponerlo. Hasta mediados de 2022 esperamos que se realice esta reparación”, se señala en el oficio.

Asimismo, agregaron que, para seguridad de los peatones, la Agencia Metropolitana de Tránsito está brindando apoyo, pero durante dos horas jamás se verificó la presencia de algún uniformado.