En Quito, un polo comercial busca renacer

  Quito

En Quito, un polo comercial busca renacer

En una cuadra hay hasta cinco edificios abandonados, en venta o arriendo Algunos negocios nuevos no duran ni tres meses

edificios abandonados
Viejo. Las fachadas de muchas edificaciones lucen maltrechas y sucias, generando mal aspecto a los visitantes.Karina Defas

Durante décadas, la avenida 10 de Agosto, una de las arterias principales que conecta al centro con el norte de Quito, fue uno de los polos comerciales, económicos y financieros de la ciudad. Sus flancos lucían abarrotados de una infinidad de negocios, oficinas montadas en pequeños y grandes edificios antiguos y la gente colmaba las aceras. Pero esta condición declinó hace casi cinco años y hoy luce desolada, inhabitada, vacía, casi abandonada.

valle de los chillos

El Valle de Los Chillos es el nuevo epicentro migratorio

Leer más

A lo largo de sus 7 kilómetros de longitud, desde la calle Briceño, en San Blas (centro), hasta el monumento al Labrador (norte), una gran cantidad de edificaciones lucen abandonadas, otras en venta o arriendo, y en el mejor de los casos hay uno que otro negocio de comida, venta de autos, mecánicas, ropa o tiendas de víveres que se guarecen al pie de unos inmuebles que al menos tienen 50 años de construcción.

Édgar Claudio es propietario de una librería ubicada en la planta baja de un edificio de más de 10 pisos, sobre la 10 de Agosto y San Gregorio. Se instaló aquí hace doce años. El movimiento de la zona, que en ese entonces era altamente comercial, fue lo que lo atrajo, cuenta. Pero hace más de media década se ha quedado casi solo en este enorme inmueble. Las oficinas de la parte superior fueron desalojadas y otros locales aledaños abandonados.

WhatsApp Image 2022-11-22 at 4.07.20 PM

La República de El Salvador crece, pero hacia arriba

Leer más

“La inseguridad del sector los ha ahuyentado. También los arriendos que son muy altos, pese a que son edificios viejos y la falta de parqueaderos para los clientes tampoco no ayuda mucho. Creo que le queda poca vida a la 10 de Agosto, si las autoridades no deciden hacer algo urgente. Nos estamos quedando solos, casi botados”, comenta el hombre.

Más hacia el norte, Viviana Mendoza, propietaria de un restaurante manabita, acomoda en el interior de su negocio un rótulo donde advierte que tiene instalado un sistema de seguridad privado. Ella es una de las pocas sobrevivientes del sector. Prepara almuerzos y platos a la carta desde hace tres años. Al día vende 60 platos y en tiempos malos llega a los 20.

Cuenta que si ha logrado soportar la desolación de esta gran avenida es porque es el único local de comida que hay en casi tres cuadras y sus comensales son empleados de una casa automotriz, mecánica y local de ropa.

“Los arriendos son muy caros en este sector. Pese a que no hay gente interesada, los dueños no ven eso para atraer a otras personas. Mínimo cobran 500 dólares por un local chiquito. Yo pienso irme porque la verdad todo está abandonado, más los fines de semana y en feriados es peor. La inseguridad es otro problema. Desde las 18:00 no se puede caminar y al mediodía ya aparecen unas personas sospechosas a ver qué sacan”.

WhatsApp Image 2022-11-27 at 14.13.33 (1)

A Los Chillos llegan obras urgentes pero retardadas

Leer más

Pero no todo está perdido, afirma el arquitecto urbanista Diego Ordóñez, quien considera que con voluntad y cambio de políticas municipales es posible recuperar la vitalidad de esta arteria de Quito que por años fue el nicho de la economía local.

Según el arquitecto, aunque parezca paradójico, la avenida 10 de Agosto se transformó desde la llegada del sistema Trolebús. Se convirtió en una vía de alto flujo vehicular con baja incidencia peatonal y la falta de espacios para la circulación ciudadana fue evidente. Es así que las aceras son estrechas y los vehículos circulan a altas velocidades.

“La calidad comercial no es atractiva porque no es una zona para pasear o ver vitrinas. Hay negocios que la gente ya conoce, como mecánicas, a los que viene puntualmente a comprar. Se debió pensar en cambiar la vocación vehicular por la peatonal, incorporar estacionamientos para apoyar a ciertos comercios y generar conexiones peatonales amigables en las paradas del trole, con el sentido norte y sur, para integrar los negocios de ambos frentes”, señala Ordóñez.

WhatsApp Image 2022-11-25 at 6.03.07 PM

A Quito se lo celebra desde el ayer y hoy

Leer más

Asimismo, aclara que para recuperar el atractivo de esta zona neurálgica, el Municipio deberá incentivar y repensar cómo reutilizar y revitalizar los edificios que están abandonados para que sean repoblados.

“Es recuperable. Se puede inyectar un buen capital en esas edificaciones y convertirlas en viviendas. Es una zona privilegiada con sitios verdes aledaños y con otras tantas cosas a la mano”.