Once barrios capitalinos en la mira de las autoridades

  Quito

Once barrios capitalinos en la mira de las autoridades

Las aglomeraciones aumentaron 309 %.  Sectores del norte y el sur, los más multados por fiestas y libar en la calle. Usuarios piden soluciones.

AGLOMERACIONES QUITO
En los sectores de Quitumbe y Chillogallo los usuarios no respetan el distanciamiento y utilizan mal las mascarilla.GUSTAVO GUAMAN

Minutos antes del mediodía, la avenida Quitumbe, arteria principal de Chillogallo, es un hervidero de gente. Vendedores ambulantes, obreros y familias que salen a hacer compras llenan las aceras. Solo el uso de mascarillas da a entender que en este sector del sur de Quito aún hay cierto cuidado para evitar el contagio del coronavirus, porque del distanciamiento social no queda ni el recuerdo.

El barrio es uno de los once puntos de la ciudad considerados como críticos por la Agencia de Control Metropolitano. En este y otros sectores del norte y del sur, como La Mariscal, la calle Wymper, la Tribuna de los Shyris y Quitumbe son los puntos donde más sanciones se han generado por temas como el incumplimiento del aforo permitido en restaurantes y negocios, aglomeraciones, libar en la vía pública, organizar fiestas clandestinas y no usar la mascarilla.

Estefanía Grunauer, titular de esta entidad, señala que en los últimos quince días, el mayor índice de sanciones, un 44,32 % se han emitido por incumplir con el uso de la mascarilla y otro 24% por libar.

“Desafortunadamente hay quienes se descuidan y no usan mascarilla, es la infracción más común”, establece.

Aun así, desde el último feriado, los numerosos incumplimientos han venido en aumento, sobre todo las aglomeraciones, que han subido un 309 % desde el último feriado. Para estos, establece Grunauer, se han reforzado los operativos, principalmente en los puntos críticos, pero también en barrios cuyo índice de contagios está en auge, como Iñaquito y La Delicia.

Observamos que 15 días, después de cada feriado, los contagios suben. Queremos evitar esta situación.

A esto se suma los pedidos al Comité de Operaciones de Emergencia cantonal (COE) de que se apliquen medidas con la restricción de la venta de alcohol para las fiestas decembrinas, y que los festejos se reduzcan a un máximo de diez personas de una misma familia.

“Hemos observado que quince días después de cada feriado suben los contagios. Queremos evitar esta situación, y por eso nuestro pedido al COE, para reducir el número de personas que salen a la calle”, agregó la funcionaria.

puntos-criticos-quito
Hay once puntos donde se registra mayor aglomeración.Miguel Rodríguez

Al otro lado de la moneda está la creciente necesidad, producto del desempleo, que según los datos más recientes del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC) ha costado cerca de 800.000 puestos de trabajo a nivel nacional.

“Nadie quiere salir y contagiarse, pero la realidad es que ni las supuestas ayudas estatales ni los bonos alcanzan para todos. Cada día hay más gente en la calle porque necesitan llevar el sustento a sus familias. A más de cumplir con la mascarilla y llevar alcohol, ¿qué más pueden hacer? Se tiene que disponer sitios seguros para los vendedores y la gente, no sancionarlos”, señaló el dirigente laboral José Mejía.

A esto también se suman quejas del incumplimiento del aforo en los buses urbanos, que según los ciudadanos, se da por una falta de unidades para cumplir con la demanda, y pocos controles, y contribuye con el alza de los contagios.

Francisco Arauz, director de Fiscalización de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), indica que los operativos se llevan a cabo a diario, sobre todo en las zonas críticas, pero agrega que la entidad carece de la potestad para obligar a los usuarios a bajarse de las unidades.