La Mariscal: un centenario con una sensación agridulce

  Quito

La Mariscal: un centenario con una sensación agridulce

Moradores hablan de inseguridad y lenta reactivación. Autoridades hacen intervenciones en la zona. Se ven más turistas, pero no en el número deseado

WhatsApp Image 2022-04-28 at 6.10.50 PM
En las calles de La Mariscal se pueden ver a algunos turistas que han llegado a la ciudad tras la pandemia. Los uniformados les brindan información sobre direcciones y medidas de seguridad.René Fraga / Expreso

Todo comenzó con el concurso de pavimentación y construcción de desagües. El barrio La Mariscal, ubicado en el centro norte de Quito, cumple en mayo 100 años desde que inició su conformación y la conmemoración llega en momentos complicados para este sector, como para otros tantos de la ciudad después de la pandemia.

La historia cuenta que en 1922 empezó la venta de los lotes en lo que originalmente se llamó la Ciudadela Mariscal Sucre. Fue concebida como un homenaje al centenario de la Batalla de Pichincha. Antes, algunas familias adineradas ya ocuparon las zonas aledañas, escapando del Centro Histórico de la ciudad.

Castillo- Banco- Mariscal

La Mariscal, una zona de Castillos

Leer más

De ahí en más La Mariscal ha pasado por diferentes etapas. La primera netamente residencial con familias quiteñas y otras llegadas de provincias. Con la Segunda Guerra Mundial arribaron unos 3.000 judíos de ascendencia alemana y checa lo que le dio un toque cosmopolita.

Con la explotación petrolera, en la década de los 70, llegaron los edificios y la modernidad a este sector y a finales de 1980 una suerte de decadencia en la que las primeras familias que habitaron La Mariscal empezaron a vender sus propiedades porque ya no se cumplía la premisa por la que ahí se instalaron: la tranquilidad.

Amanda Ramos regenta una lavadora de ropa en la calle Mariscal Foch y no estaba enterada del centenario del barrio, pero cree que el ‘cumpleaños’ llega en un momento crítico por la inseguridad y la poca actividad tras el confinamiento.

“Dicen que esta zona es especial turística, pero la verdad es solo de diversión de paso. Hay discotecas, karaokes, pero los hoteles y restaurantes que antes atraían a los turistas cerraron y no han regresado. Los viernes y sábados hay movimiento, pero el peligro es a toda hora”, señaló Ramos.

Según el Observatorio Metropolitano de Seguridad entre enero y diciembre de 2021 se registraron 650 delitos. Un 12 % más que en 2020. El 68 % de casos se dieron entre la tarde y noche.

El venezolano Richard Contreras, que trabaja como impulsador, es más optimista. Dice que si bien a veces está algo descuidada, eso se compensa con la llegada de extranjeros a los que él invita a pasar a un restaurante de comida mexicana. Asegura tener un “cariño especial” por La Mariscal y espera verla con el movimiento que encontró cuando llegó en 2017.

Ayer, las autoridades intervinieron, junto a moradores del sector, un remolque que por un tiempo fue usado por la policía, luego abandonado y utilizado por indigentes. Este tipo de acciones se intensificarán para tratar de pacificar el sector.

  • Recursos. La Administración Zonal Especial La Mariscal contó con 965 mil dólares en recursos para el periodo 2021