El crecimiento inmobiliario salió con el aeropuerto

  Quito

El crecimiento inmobiliario salió con el aeropuerto

Pese a la llegada del parque Bicentenario, las zonas cercanas se han vuelto poco atractivas para vivir.  La inseguridad es un factor.

bicentenario
La salida del aeropuerto dio paso a un espacio de recreación y deporte.Karina Defas

El ruido fuerte de los motores que la despertaba cada mañana quedó entre sus anécdotas. Lucía Paredes recuerda que llegó a acostumbrarse al sonido de los aviones al despegar o aterrizar, pero ahora no lo extraña.

6771220A-2C00-449F-8C06-A2DBC357DBE0

Aeropuerto de Quito reduce el aforo en áreas públicas al 30 %

Leer más

“Cuando se fue el aeropuerto pensamos que todo este sector se apagaría, pero el parque le dio nueva vida (...) También ahora hay inseguridad”, aseguró la ama de casa, que vive en el sector de la Kennedy.

En febrero de 2022 se cumplen nueve años del fin de las operaciones del aeropuerto Mariscal Sucre en el centro norte de la capital. La promesa y la proyección de las autoridades era que el sector se volvería familiar y atractivo, sin embargo parece haber ocurrido un efecto contrario, según firmas inmobiliarias consultadas por EXPRESO.

“El estar cerca, a unos 750 metros del parque (Bicentenario), la verdad no tiene una mayor influencia. Al contrario, tienes un menos 8 % en precios”, aseguró Mariela Armendariz, gerente comercial de Properati Ecuador, firma especializada en el mercado inmobiliario.

Primer nombreEn principio, el proyecto se llamó Parque del Lago, fue redefinido oficialmente como Bicentenario por el Concejo Metropolitano en 2012.

Por ejemplo, un predio cercano a 750 metros al Bicentenario, el precio del metro cuadrado es de $ 850. Si un inmueble está a 1.500 metros de distancia del parque el costo del metro cuadrado sube a $ 970, explicó Armendariz.

El parque no es atractivo como otros de la capital y factores como la inseguridad le han restado brillo a los sectores que lo colindan.

COE METROPOLITANO 2

La capital se declara en alerta roja por aumento de casos de COVID

Leer más

Con Armendariz coincide Germán Carvajal, jefe nacional de la División Inmobiliaria de la firma MarketWatch. El sector se ha vuelto poco atractivo y son de “los más castigados para comprar, alquilar o vender”.

“Son sectores que están perdiendo el interés inmobiliario residencial, básicamente es porque las personas que viven ahí, son mayores, se han quedado en casas grandes que no están en buen estado”, señaló Carvajal.

Cumbayá o Tumbaco, para segmentos con mayores posibilidades, o Calderón y Pomasqui, para personas que buscan algo más económico, siguen siendo los sectores más buscados para adquirir una casa, aseguró el especialista de MarketWatch.

El parque se ha convertido en un dolor de cabeza para la ciudad, aseguró Carvajal debido a la falta de planificación, lo que ha producido que no se construyan nuevos proyectos inmobiliarios en la zona.

“A medida que algo se vuelve interesante lo primero que se ve es el desarrollo inmobiliario y acá el desarrollo inmobiliario es cero. Esa es la medida”, señaló Carvajal.

InauguraciónEl predio fue inaugurado el 27 de abril de 2013, luego del fin de las operaciones del aeropuerto Mariscal Sucre.

María Isabel López es propietaria de un departamento en una zona cercana al Bicentenario y menciona que ahora es más complicado que alguien quiera arrendarlo. “Ecuatorianos ya no están tan interesados como en años pasados. Extranjeros muestran mayor interés por el lugar”, señaló.

En los distritos Eugenio Espejo y la Delicia, a los cuales pertenece el parque, junto con Eloy Alfaro, se concentra el 62 % de los delitos que son cometidos por victimarios que se encuentran a bordo de motocicletas y portando armas de fuego o armas blancas, según información de la Policía Nacional, con corte a diciembre de 2021.

En 2012, el entonces secretario de Ordenamiento Territorial Hábitat y Vivienda, René Vallejo, indicó que el parque es una nueva centralidad que transformará el norte de la urbe con nuevos equipamientos culturales de integración social y áreas verdes, principalmente.

“Creo que no ha habido un correcto desarrollo de la zona (...) La inseguridad se da porque la zona está en abandono, el espacio público es deficiente y las personas no se apropian del mismo”, aseguró Daniel Elmir, director de Elmir Grupo Inmobiliario.