Quito

Al Archivo Metropolitano ya no le entra ni una hoja

El repositorio de la ciudad está al tope. Patrimonio alista un plan para su traslado. Expertos esperan que el presupuesto aumente.

ARCHIVO METROPOLITANO(33319903)
El Archivo Metropolitano de Historia alberga 14.000 tomos, principalmente de documentación municipal. Sin embargo, frente a la falta de espacio, solo documentos hasta 1985.HENRY LAPO

A mediados de marzo, el sociólogo Santiago Cabrera sonó las alarmas del Cabildo con una petición que circuló a través de las redes sociales. En ella este manifestaba la preocupación de los investigadores e historiadores de la capital frente a la precaria situación en la que se encontraba el Archivo Metropolitano de Historia, ubicado en La Circasiana.

“Las instalaciones del Archivo no reúnen las condiciones mínimas para albergar este patrimonio, ni prestan las comodidades necesarias para su desempeño. No existe personal que lleve adelante procesos elementales, como la conservación del material documental o su catalogación. Además, el archivo no tiene posibilidad de recibir nuevos documentos, debido al limitadísimo espacio físico que tiene”, señalaba.

Lo que era peor, debido a esta falta de personal, el espacio permanecía cerrado, con excepción de un único día de atención, pese a que la reducción de restricciones producto de la pandemia había logrado la reapertura de los otros acervos nacionales en la capital.

CASA-GARCIA-MORENO-0-800x445

Se recuperará la casa de Gabriel García Moreno

Leer más

Su gestión era mayoritariamente llevada a cabo por Patricio Guerra, cronista de la ciudad, quien acepta que la situación del Archivo se ha complicado en los últimos años.

“Si bien el espacio en La Circasiana es bonito, ya no hay cabida para más documentos. Al momento se guardan, por ejemplo, solo las actas del Cabildo hasta mediados de los años ochenta, porque no hay dónde poner las demás”, dijo.

Agregó que al acervo tampoco se han sumado procesos importantes como equipos de preservación para dar un tratamiento adecuado a los documentos que impidan que estos se vean afectados por la luz.

Debido a los recortes presupuestarios tampoco se ha logrado digitalizar más del 60 % de los 14.000 volúmenes que guarda el espacio.

“Hace algunos años hubo un cupo de la Secretaría de Cultura para empezar el proceso de digitalización, y se logró hacerlo con los volúmenes más antiguos como las actas del Cabildo y la Gaceta, pero falta presupuesto para continuar con el resto del archivo”, afirmó.

Para los investigadores, otro problema es que tampoco hay un espacio adecuado para la consulta de obras o incluso acceso a baterías sanitarias.

El Archivo se ha quedado en el pasado. No hay un interés del Municipio en realmente equiparlo y tratar el acervo de la ciudad con el enfoque moderno que tienen cientos de archivos similares no solo en el mundo, sino en la región”, afirma la historiadora guayaquileña y residente en Quito, María Elena Moreno.

ARCHIVO METROPOLITANO(33319918)
Investigadores esperan que se le otorgue un mayor presupuesto al acervo municipal.HENRY LAPO

Tras las denuncias, se halló un espacio para su eventual traslado: la Casa Gabriel García Moreno, ubicada en la plaza de Santo Domingo.

En ella, que pasó a manos del Estado en 1931, el Instituto Metropolitano de Patrimonio invertirá $ 1’200.000 en recuperarla y rehabilitarla.

Raúl Codena, titular de la cartera municipal, indicó en una entrevista previa que además del Archivo Metropolitano, habrá un espacio de galería y para los  investigadores.

“Coincidimos en que se necesitaba un espacio mucho más grande, pues hay un hacinamiento visible. Cuando inició la intervención de la casa se decidió que esta fuera la nueva sede, por su tamaño. Esta permitirá además dinamizar el sector”, señaló.

Las protestas de octubre, no obstante, y luego la pandemia atrasaron la recuperación de la vivienda, que primero tuvo que ser desalojada con la fuerza policial y agentes municipales.

“La primera fase, que contó con la recuperación de cubiertas, tomó seis meses, y la segunda etapa será la recuperación total del bien, lo que tomará el resto de 2021 y parte de 2022. La meta es que esté lista para el Bicentenario”, agregó.

CONSERVARTECUADOR(32863588)

Al rescate del patrimonio bibliográfico de la Universidad Central

Leer más

Para Guerra, sin embargo, además de un espacio de mayor tamaño, espera que el Municipio tome en cuenta la necesidad de un mayor índice presupuestario para el acervo.

“Obviamente hay mucho entusiasmo, pero tenemos claro que la intervención también debe venir con mayor presupuesto para que este se convierta en un archivo moderno”.

Señala que en el lugar se debe contar con equipamiento adecuado para el tratamiento de documentos y personal para la digitalización y cuidado de los mismos.

“Si bien se deberán incorporar las actas municipales hasta 2005, muchas de estas ya vienen con un soporte digital que también se debe procesar”.

Con él concuerda Moreno, quien indica que se alista una petición que irá ante el Concejo Metropolitano para que sea debatido durante la elaboración presupuestaria para 2022.

“Uno de los mayores recortes que se hizo este año fue en toda el área social, lo que incluye a la cultura. Quito, que es patrimonio de la humanidad, debe estar a la altura. No puede tener un archivo mal preservado”, comentó.

Agregó que también preparan una propuesta para la intervención de la Biblioteca Metropolitana de la capital.