Opinión

La renuncia de Kuczynski en el Perú y el caso Odebrecht

Tarde o temprano se llega a descubrir a las personas que cometen irregularidades sobre todo en el desempeño de funciones públicas. Es lo que ha pasado con el presidente de Perú a quien no le ha quedado otro remedio que renunciar, luego de permanecer apenas 20 meses en el poder, no solo ante videos que han circulado por las redes sociales en los que se observa a ciertos legisladores peruanos tratando de comprar conciencias para intentar salvarlo de un segundo juicio de destitución sino básicamente por las pruebas de haber recibido sobornos por parte de Odebrecht cuando fue ministro en el Gobierno de Alejandro Toledo, el mismo que se encuentra prófugo en los Estados Unidos por estar sindicado en graves hechos de corrupción con la transnacional brasilera.

El caso de Pedro Pablo Kuczynski se asemeja al ocurrido en nuestro país con el reelecto vicepresidente, quien fue cesado por Lenín Moreno por abandono del cargo y condenado por la justicia a 6 años de prisión por asociación ilícita en irregularidades relacionadas también con Odebrecht.

Parece que toda la verdad sobre la trama de corrupción de Odebrecht no se ha conocido aún porque con el paso del tiempo siguen cayendo mandatarios que se “beneficiaron” de la generosa “contribución” de dicha compañía, pero no contaron que aquello sería un error histórico que acabaría con sus promisorias e “intachables” carreras políticas.