Opinión

Proteger a Diana Falcón

A estas alturas, usted se estará preguntando: ¿Cuál es la poderosa fuerza que protege a los vinculados al rufián belga?

Insólito: “la visitadora” nos demandaría exigiendo “reparación”. Quizás hasta recupere su curul. O sea…el mundo al revés.

¿Pero cómo? Si tal como se vio en los videos difundidos por los medios la semana pasada, fue a la cárcel, se metió en una celda y se entrevistó con una testigo. Subrepticiamente, sin enviar una comunicación oficial como correspondía a su condición de legisladora. Además logró acceso a la testigo, engañándola al hacerle informar que la visita era de su abogada. (https://www.elcomercio.com/actualidad/exagente-falcon-presionada-espin-correa.html).

Diana Falcón -la testigo- la acusó de instigarla a cambiar su testimonio. Justo en el único juicio que tiene al pillastre fuera del país. Ambos delitos, la instigación (art. 42) y el falso testimonio (art. 270) se encuentran tipificados en el COIP. Cae al piso la teoría de que “no hay delito”. 

Pero aquí viene lo alucinante. Textual: “la Fiscalía descartó que los hechos fueran constitutivos de delito del tipo penal de acuerdo al Código Orgánico Integral Penal (COIP)”. (https://www.larepublica.ec/blog/politica/2019/12/05/fiscalia-descarta-acusar-a-sofia-espin/). Y este el punto en que uno se desquicia, pues no entiende nada. ¿Cómo que no hay delito? 

Encima, la Fiscal no acusó por el principio de “mínima intervención penal”. Claro, no hay que meter las narices donde no hay delito. ¿Pero cómo, si existen pruebas documentales (la filmación); y testimoniales (la declaración de la testigo Falcón) que -entre sollozos- narró cómo la visitadora la presionó para que cambiara su declaración? Es decir, que le mintiera al juez en falso testimonio a cambio de 3 cosas: 1. Dinero contante y sonante; 2. Asilo -justamente- en Bélgica, donde está el roedor, no en Finlandia; 3. Protección de la ONU. Entonces, al piso también la teoría de que no hay pruebas. 

A estas alturas, usted se estará preguntando: ¿Cuál es la poderosa fuerza que protege a los vinculados al rufián belga?¿Qué hay que hacer para que dejen de vernos la cara y termine esta farsa? 

Mucho ojo: hay que proteger a Diana Falcón. Vean lo que le pasó a Telmo Castro.