Opinión

Las ‘profesiones’ del docente en el aula

El trabajo docente es incomprendido por el mismo sistema educativo.

Suena irónico pero el docente debe ser un auténtico todólogo:a parte de enseñar, experimenta la profesión de psicólogo y en casos extremos hasta de psiquiatra. Estas ‘profesiones’, son notables para apaciguar conflictos en el aula y fuera de horario de clases. El problema se agrava cuando el docente aparte de ejercer la docencia está obligado a solucionar diferentes problemas emocionales, sociales, conductuales de sus estudiantes, lo que le resta tiempo en labores a cumplir en el aula. El sistema público de educación vincula varios profesionales de otras áreas del ámbito educativo; los llamados departamentos especializados deben solucionar conflictos graves conductuales para restar problemas a los docentes. Es más grave en ciertas instituciones donde no cuentan con profesionales adecuados y capacitados para esto. Los problemas en el aula hacen que los docentes se preparen de forma empírica en ámbitos de la psicología; a pesar de sus conocimientos y estrategias para solucionar problemas conductuales tienen que solicitar ayuda a otros docentes y además afrontar posturas de padres de familia, siendo ‘psicólogos’ para orientar a los representantes. El trabajo docente es incomprendido por el mismo sistema educativo. Que el docente se dedique a su labor de educar y profesionales de la psicología al comportamiento humano de los estudiantes.

Mg. Roberto Camana-Fiallos