Editoriales

Verde urgente

Las temperaturas van a ser cada vez más altas, con graves consecuencias para la salud humana y para el medioambiente.

La semana pasada Guayaquil registró temperaturas que la ubicaron como la ciudad más caliente de todo el país, con 35,4°C a la sombra.

Ante lo sucedido en Australia, donde a consecuencia del cambio climático los incendios han tenido tal intensidad que arrasaron con diez millones de hectáreas y con la vida de mil millones de animales y 27 personas, no se puede seguir ignorando la alerta que el planeta está enviando. Las temperaturas van a ser cada vez más altas, con graves consecuencias para la salud humana y para el medioambiente

Guayaquil soporta el fuerte calor tropical; necesita un pulmón, como lo tienen las grandes ciudades del mundo: Nueva York con su Central Park; Londres con Hyde Park; Santiago de Chile con su Parque Metropolitano, Ciudad de México con su Bosque de Chapultepec. Necesita un área verde de gran extensión, estratégicamente ubicada en una zona central, que contribuya a bajar la contaminación ambiental y la temperatura, pues de acuerdo con estimaciones científicas, con los bosques urbanos es posible reducir entre dos y cuatro grados centígrados. 

Urge dotar a Guayaquil de un gran parque citadino, sembrar árboles en todas sus aceras y parterres, llenar casas y edificios de jardines verticales y techos verdes. Es tarea conjunta de las autoridades y de la ciudadanía.