Editoriales

Vacunar: prioridad para el país

Ahora la emergencia sanitaria podría volverse incontrolable gracias a la indisciplina ciudadana...

Parece que a Ecuador le complace ratificar su condición de tercermundismo en todos los ámbitos pues en el ranking de países latinoamericanos figura en último puesto en lo que respecta a administración de vacunas contra COVID-19.

Dada la conducta irresponsable de la población en este carnaval, se vuelve prioritaria la vacunación masiva. Sin embargo, el silencio del ministro de Salud agudiza la incertidumbre y el clima de inseguridad frente a la inminencia de un repunte de casos para las próximas semanas. No solo seguiremos sufriendo las consecuencias de las celebraciones de fines de 2020 sino que se sumarán los contagios generados por las aglomeraciones en las elecciones del 7 de febrero y en las más de 5.000 concentraciones multitudinarias durante el feriado, en que no se respetó el distanciamiento social ni el uso de mascarillas, sobre todo en las playas de Guayas y Santa Elena, y en sectores densamente poblados del Puerto Principal. Con las Unidades de Cuidados Intensivos al tope de su capacidad, cabe la probabilidad de que Guayaquil repita el escenario nefasto de marzo del año pasado, con el agravante de que entonces se desconocía el comportamiento del virus y cómo prevenirlo, y ahora la emergencia sanitaria podría volverse incontrolable gracias a la indisciplina ciudadana.