Editoriales

Sacarle provecho

El tener las calles despejadas es una circunstancia que no se repetirá. Hay que sacarle provecho.

Guayaquil se detuvo en marzo, pero poco a poco, por la fuerza de la necesidad de subsistir, empieza a recuperar cierto movimiento. Sin embargo, todavía permanecerá algunos días con el semáforo en rojo. El tráfico será mínimo. Las vías estarán despejadas. Es el escenario ideal para realizar el bacheo de calles y avenidas en toda la ciudad.

El Municipio ya anunció que esta será una de las actividades que retomará en los próximos días, decisión que debería ser emulada por las demás alcaldías y también por las prefecturas para habilitar todo tipo de vías, empezando por las más esenciales , con miras a que estén en perfectas condiciones para que así faciliten la ejecución de todas las labores de producción, una vez que se cambie al color amarillo y se dé inicio a la reactivación.

Lo óptimo sería empezar por aquellas arterias que son las más transitadas de la urbe, que en la normalidad anterior siempre estaban atiborradas de vehículos privados y de transporte público. Pero no solo se debe proceder a bachear sino a reparar y reemplazar adoquines en aquellas zonas donde, por el peso de los buses, se han hundido, complicando la circulación fluida.

El tener las calles despejadas es una circunstancia que no se repetirá. Hay que sacarle provecho.