Editoriales

Personajes oscuros

"Ya hasta han perdido la vergüenza de anunciar su debut en la política con el cliché de sentirse perseguidos por la justicia, aun a pesar de que varios ya han sido sentenciados por irregularidades en los cargos que ostentaron"

Están por todos lados, al acecho de cualquier partido que necesite de su popularidad para apuntalar como cabezas de lista a los demás aspirantes, cuyos currículos se mantienen en la sombra. Son aquellos personajes oscuros, implicados en casos de corrupción, que necesitan valerse de la inmunidad que les brinda una candidatura para quemar tiempo o maniobrar mejor sus casos en los tribunales. Ya hasta han perdido la vergüenza de anunciar su interés de participar en las elecciones con el cliché de sentirse perseguidos por la justicia, aún a pesar de que varios ya han sido sentenciados precisamente por irregularidades en los cargos que ostentaron. ¿Y ahora quieren regresar a la función pública? ¿Para qué? Su obligación ética es transparentar el pago de impuestos, los estados financieros, informar el origen de sus ingresos y sustentar el nivel de vida que llevan. Por eso es importante que los ciudadanos indaguen a profundidad cada una de las listas y así evitar sorpresas en el futuro, mucho más cuando se requiere de funcionarios probos para enfrentar la crisis económica provocada, no solo por la pandemia, sino por los malos manejos administrativos. Sería un absurdo histórico que, legitimados por el voto, estos personajes sigan burlándose de la institucionalidad del país.