Editoriales

A tiempo, ordenada y eficiente

Se deberá garantizar las segunda dosis, en especial las que tenían que recibir las más de 62.000 personas inmunizadas con AztraZeneca en una primera fase y que deberán completar el proceso antes de 84 días’. 

La vacunación es prioridad. Sin embargo, pese a la urgencia es indispensable dar tiempo al recién posesionado gobierno para que consiga las dosis requeridas. Mientras tanto, el MSP deberá ir depurando el nuevo plan de vacunación hasta en sus más mínimos detalles para que cuando estas lleguen se proceda a inmunizar a la población sin improvisación, con puntualidad y eficientemente. Si se lo hace aprovechando la logística del CNE, el control no será un problema y el ausentismo sería mínimo pues los ciudadanos irían al lugar donde votaron el 11 de abril.

Se espera que la pausa de dos días haya servido para hacer un inventario confiable que establezca número de vacunados, dosis restantes y, contando las nuevas vacunas que se adquieran, determinar cuándo se logrará la meta planteada de vacunar a 9 millones de ecuatorianos, lo que nos acercaría a la inmunidad de rebaño que permita la reactivación económica.

Especial cuidado se deberá tener para garantizar las segundas dosis, tal es el caso de la postergación de las que tenían que recibir las más de 62.000 personas inmunizadas con AztraZeneca en una primera fase y que deberán completar el proceso antes de 84 días. Que el cambio de administración no impida que ello ocurra, para tranquilidad de los ecuatorianos que la recibieron.