Editoriales

Notas de un fracaso económico

Es posible concluir que los dos últimos gobiernos han comprometido el gasto y el crédito público hasta mediados de la década...

El conjunto de medidas propuesto por el presidente en días pasados para, según su argumentación, atender la crisis económica agravada por los efectos del coronavirus, es, por decirlo en una sola frase, de poca consecuencia y eficacia. 

No se ha cumplido con la reducción del gasto público y el Estado continúa siendo desproporcionado para la economía, como lo prueba el hecho de que, desde 2007 hasta la fecha, el empleo público creció a una tasa tres veces mayor que la población, con niveles de remuneraciones y beneficios que no se compadecen con los vigentes en el resto de la economía, que es la que sustenta con sus impuestos la presencia de los ejércitos burocráticos.

El presidente propone un endeudamiento adicional por $ 2.000 millones sin mencionar con quién y en qué términos y condiciones; promete que los intereses serán más bajos que los contratados en los créditos que en forma irresponsable y aventurera se contrataron a partir de 2014. 

Es posible concluir que los dos últimos gobiernos han comprometido el gasto y el crédito público hasta mediados de la década, y ello es prueba plena de la mala práctica económica que ha causado la crisis actual.