Editoriales

¿Hay salida del laberinto?

'El retorno a la “normalidad” dependerá del tiempo e intensidad de la pandemia y del grado de cohesión para restaurar los vasos comunicantes, hoy bloqueados o vacíos…’.

La economía global es un sistema de vasos comunicantes de alta capilaridad y por ello la pandemia ha propiciado la gran recesión. Cabe entonces preguntar ¿qué tipo de “rebote” se dará? Inicialmente se esperaba que el ciclo de caída y recuperación describiría la forma de una letra “V”, con rápida reacción de la economía; hoy el consenso tiende hacia la letra “U”, con duración mayor del ciclo recesivo.

Los mayores economías aplican poderosos instrumentos de estimulación fiscal y monetaria, incluyendo la vigencia de tasas negativas de interés. Alemania propone un “Plan Marshall” de € 500.000 millones, mientras Francia y España ejecutan programas de apoyo crediticio, baja de impuestos, y gasto público en infraestructura. En Estados Unidos el presidente Trump inicia un estímulo de un trillón de dólares que, en un año de elecciones, incluye la entrega de cheques a las familias. Todas las iniciativas tendrán consecuencias en la distribución del ingreso y su efectividad será variable; el eventual retorno a la “normalidad” dependerá del tiempo e intensidad de la pandemia y del grado de cohesión para restaurar los vasos comunicantes, hoy bloqueados o vacíos por las guerras comerciales y la devastación causada por esta epidemia global.