Editoriales

Evaluar el impacto

"Las medidas para combatir la pandemia deben proteger por igual la salud y la economía, pues ambas son vitales para la comunidad"

A las puertas del Día de la Madre y por su importancia para la actividad productiva y comercial, sería oportuno medir los resultados de un fin de semana mixto, con un viernes feriado de libre circulación, y un sábado y domingo de confinamiento. Si bien las autoridades de salud hablan de un descenso en la ocupación de los hospitales, las muertes por COVID aún no han disminuido. Además, si ya se conoce que tanto los hoteles, restaurantes y negocios de entretenimiento y distracción, como los establecimientos comerciales concentran el mayor porcentaje de sus ventas en los fines de semana, resulta fácil concluir que las pérdidas serán significativas. Representantes gremiales del comercio y el turismo estiman que la afectación superará los mil millones de dólares en ambos sectores y temen que ello se traduzca en un incremento de despidos, generando mayores cifras de desempleo.

Las medidas para combatir la pandemia deben proteger por igual la salud y la economía, pues ambas son vitales para la comunidad. Una campaña intensiva de concientización ciudadana y un confinamiento que rija a partir de un horario nocturno que restrinja actividades sociales, que son las que favorecen el contagio, podrían resultar más adecuados y efectivos que la paralización económica los sábados y domingos.