Editoriales

Datos claves para unos pocos

Pero para atraer esa inversión, la hoja de ruta debe elevarse a política pública, para que perdure más allá de cada nueva administración.

Velasco Ibarra, como primer mandatario de Ecuador desarrolló un gran plan vial para el país y lo presentó oportunamente a la comunidad. Desde entonces a nuestros días se van haciendo obras más bien por impulso o por satisfacer intereses particulares, que solo se ponen en conocimiento del público cuando ya están próximas a su ejecución, pese a que algunos parecen enterarse con una muy conveniente antelación. En efecto, hay quienes tienen acceso a información privilegiada con años de anticipación, lo que les permite tomar decisiones que los benefician, poniendo en desventaja al resto de la ciudadanía. Así se han gestado significativas ganancias en el ámbito inmobiliario, en el bursátil y en la contratación de servicios. Es también, por lo tanto, una forma de corrupción y se la debe combatir con la planificación y la transparencia en la difusión de esa programación, tanto a nivel de gobierno central como de municipalidades y prefecturas.

El conocer la hoja de ruta que las autoridades seguirán durante su gestión, favorece la inversión privada, más necesaria que nunca para reactivar nuestro país debido a la crisis económica agudizada por la pandemia. Pero para atraer esa inversión, la hoja de ruta debe elevarse a política pública, para que perdure más allá de cada nueva administración.