Nos cuesta el Isspol

  Editoriales

Nos cuesta el Isspol

"No se puede decir que los fondos de salud, de jubilación o de muerte e invalidez de los 70.000 policías serán cubiertos por el Ministerio de Finanzas. Eso nos costará a los ecuatorianos que pagamos impuestos"

Lo más probable es que los $ 532 millones invertidos por el Isspol en supuestos bonos de deuda externa (repos y operaciones swap), anunciados por el Gobierno, no se recuperen: estos papeles no tienen respaldo.

Ya entre los operadores del mercado de valores ecuatoriano se habla de una cifra mayor: $ 1.000 millones. Eso solo se sabrá cuando se escarbe más profundo ese hueco que dejaron formar, no solo la misma Isspol, sino las autoridades -que estaban llamadas a controlar-, y las casas de valores.

No se puede decir, suelto de huesos, que los fondos de salud, de jubilación o de muerte e invalidez de los 70.000 policías serán cubiertos por el Ministerio de Finanzas. No. Eso nos costará a los ecuatorianos que pagamos impuestos. Ese dinero que podría servir para obras o pago de sueldos está en las cuentas de un grupo de estructuradores de esta estafa.

Ese posible desfalco del fondo de la Policía ahondará la crisis fiscal por la que atraviesa el país, a la que también contribuyen otras entidades que manejan no tan responsablemente los fondos de los trabajadores, el Biess, por ejemplo, que ha comprado papeles de renta fija en la Bolsa local, de dudosa recuperación.