Editoriales

¿Por qué no crece la economía?

'De continuar al mismo tren, la mesa de los ecuatorianos quedará no solo vacía, sino con cuentas impagable’.

El pobre desempeño de la política económica gubernamental es causado por la composición del gasto público y su financiamiento. Los impuestos no generan valor agregado sino que transfieren recursos de los contribuyentes a las cuentas fiscales. Sin valor agregado generado, el “juego de suma cero” no es factor de crecimiento y más bien ahonda el efecto recesivo del ciclo económico. La composición del gasto estatal, 85 % para consumo y 15 % para formación de capital, tiene poca resonancia en el crecimiento de la economía. El “estímulo fiscal” del gasto público solo funciona si se impulsa la inversión pública cuyos montos, por el contrario, han bajado en un 50 %. Finalmente, el impacto de la formación de capital en el crecimiento es contingente en la calidad y, por lo tanto, la rentabilidad de la inversión. La mejor prueba de ello es el crecimiento económico mediocre logrado en el gobierno anterior, no obstante los nominalmente altos montos de inversión pública registrados contablemente.

El Gobierno tiene un semestre por delante para cambiar la dirección de la gestión económica. De continuar al mismo tren, la mesa de los ecuatorianos quedará no solo vacía, sino con cuentas impagables.