“Ciudades” sin servicios

  Editoriales

“Ciudades” sin servicios

No cabe sentirse ciudad si no se cuenta con los servicios mínimos para poder exhibir esa categoría’.

Los seres humanos tienen una tendencia inocultable: la de hacerse ilusiones. Una de ellas, frecuente, es atribuirle calificativos pomposos a muchas productos intelectuales que, bien analizados, no los merecen. Así, y ocurre en casi todos los países, es frecuente escuchar que su himno nacional es el segundo mejor del mundo, después de La Marsellesa

De modo semejante se califica como ciudad a cualquier conglomerado que sobrepase determinado número de personas. Cabe proponer que ciudad es el conjunto de habitantes que en un definido espacio geográfico está organizado en acuerdo con los requerimientos del urbanismo y cuenta con los servicios básicos: agua potable, alcantarillado pluvial y sanitario, electricidad, centro de salud, escuela, seguridad, sitios de esparcimiento.

¿Puede entonces designarse como ciudad al cordón periférico que rodea a Guayaquil y no cuenta, en la mayoría de los sectores, ni con agua potable ni alcantarillado, ni con centros de salud, ni con seguridad? Por supuesto, tampoco es ciudad el asentamiento que no cuenta con un plan urbano.

En el mejor de los casos lo que tenemos es una ciudad construyéndose, que en ciertas zonas tiene, al menos cincuenta años de atraso y sin perspectivas de que la situación cambie pronto.