Bioseguridad en el día de las elecciones

  Editoriales

Bioseguridad en el día de las elecciones

"El tiempo corre y el virus continúa en las calles, con el agravante de la inconsciencia e irresponsabilidad ciudadana, que no evita las aglomeraciones ni usa debidamente las mascarillas"

A un mes de las elecciones y ante un aumento de casos de COVID- 19 en todo el país, nada o muy poco se conoce sobre la planificación del Consejo Nacional Electoral (CNE) para garantizar que el 7 de febrero la población pueda acudir a votar sin que corra un alto riesgo de contagio.

Se escucharon propuestas diversas. Unos consideraban apropiado ampliar el horario de votación. Otros plantearon la posibilidad de que los comicios se realicen en dos días. La opción del voto por correo también fue barajada por ciertos sectores, pero los niveles de corrupción en las instituciones nacionales desvirtuaron esta alternativa ante la elevada probabilidad de fraude.

Igual juicio mereció la alternativa del voto electrónico.

Lo cierto es que el tiempo corre y el virus continúa en las calles, con el agravante de la inconsciencia e irresponsabilidad ciudadana, que no evita las aglomeraciones ni usa debidamente las mascarillas, como quedó evidenciado en las celebraciones por el triunfo de Barcelona, y en Navidad y fin de año.

El CNE debe presentar ya su plan de bioseguridad para el día de la votación y difundirlo inmediatamente con una campaña masiva intensiva, inductiva y didáctica.