Columnas

Rascarse ojos y oídos con los codos

El miedo al contagio produce desinformación. Hay especulación. Escasez. Alza de precios de tapabocas y jabones antibacteriales. Más de 3.200 fallecidos en el mundo.

“Sociedad es el estado en que con otro vivieres, y serás social si fueres justo, modesto y aseado (José Joaquín de Olmedo: Alfabeto para un niño). El aseo es vital para evitar el coronavirus.

“En Ecuador hay 10 casos confirmados del coronavirus” (Catalina Andramuño, ministra de Salud). En mi artículo (13 - febrero - 2020) sobre “coronavirus” dije: “Lo más sucio del cuerpo: lavar la boca (cepillo, pasta, antiséptico bucal) y las manos (jabón y alcohol) antes y después de comer. Los bigotes y barbas no se asean. Mantienen restos de comidas podridas en la boca”. Eliminar bigote y barba. 

No cepillar ni cortar las uñas afecta la salud, peor a personas con sistema inmunológico frágil. Hay que cortarlas y cepillarlas. “Las uñas sucias introducen microorganismos que provocan “fascitis necrotizante” (bacteria come carne), que obliga a amputar y causa la muerte”. 

Manipular alimentos y comer con uñas sucias compromete la salud. Rascarse por una picada o perforar las fosas nasales con los dedos, infecciones cutáneas, pequeñas cortaduras, el uso de papel para limpiarse después de evacuar son de alto riesgo. Lo aconsejable es agua (bidé). 

La piel y la epidermis están expuestas a virus y bacterias. Más grave para desnutridos y quienes padecen sobrepeso, alergias, hipertensión, diabetes, insuficiencia renal, estreñimiento o VIH. Rascarse ojos y oídos con los codos. 

Por desaseo, alto riesgo de infección para pacientes inmuno-comprometido con cualquier patología, así como el que sigue tratamiento médico de inmuno-supresores. 

Realizar lavado completo de, al menos, 45 segundos de frotamiento entre palma y dorso de ambas manos, así como los espacios entre los dedos, ambos pulgares y, sobre todo, cepillarse las uñas. Perjudiciales alimentos “cocidos” únicamente con jugo de limón (mariscos). Solo fuego y alcohol destruyen virus y bacterias. 

El miedo al contagio produce desinformación. Hay especulación. Escasez. Alza de precios de tapabocas y jabones antibacteriales. Más de 3.200 fallecidos en el mundo.