Columnas

$ 60.000 millones de deuda externa

"Arauz es el mayor endeudador con Correa"

Ecuavisa (Lenin Artieda) entrevistó a Fernando Villavicencio, quien aseguró tener en su poder una copia (’backup’) de 19.635 documentos con toda la información que Rafael Correa Delgado se llevó del archivo reservado del Ministerio de Finanzas, relacionada con la deuda externa al momento de retirarse de la presidencia. En ella constan $ 60.000 millones de deuda externa contraída por él a nombre de Ecuador. Antes de irse, Correa pidió todo lo relacionados con los “fondos soberanos” (reservados). Fue Andrés David Arauz Galarza (Quito, 6 de febrero de 1985) en representación de Senplades, de personalísima confianza de Correa, el mayor endeudador, quien autorizó y dispuso el endeudamiento agresivo. Ministro de Cultura y Patrimonio durante abril y mayo de 2017, en reemplazo de Raúl Vallejo. Ministro coordinador de Conocimiento y Talento Humano. Es Bachelor of Science en Economía y Matemáticas por la Universidad de Michigan (2010), máster en Economía del Desarrollo por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales Flacso (2010), con doctorado en Economía Financiera por la Universidad Nacional Autónoma de México en 2021.

Arauz es el mayor endeudador con Correa. En agosto de 2020 anunció que sería candidato presidencial el 2021. Él autorizó la compra del avión Falcon 7X de $ 50 millones, en el que Correa paseó por todo el mundo como si fuera propio. La construcción de Daule-Vinces, las negociaciones petroleras con perjuicios al Estado, y con la banca china la adquisición de bonos soberanos. Arauz y Fausto Herrera en el proyecto Daule Vinces (Odebrecht: sobornos, arroz verde), la Ruta Viva, el metro de Quito, bonos de deuda externa ($ 11.740 millones), endeudó con China (Coca Codo Sinclair, Paute Sopladora, Minas-San Francisco y Línea de transmisión de 500 kW 4. Créditos con Eximbank de China: sumaron $ 5.431 millones. Petro Tailandia y Unipec. Petrochina, por $ 10.500 millones.

Aquello de “lelo” y “cara de bobo” es estrategia para pasar “de agache” y no exponerse al escarnio electoral. Toda la documentación “reservada” debe estar en la Fiscalía y Contraloría.