Otra vez la ley mordaza

  Columnas

Otra vez la ley mordaza

Ahora, este parto de los montes es una nueva ley mordaza, con la que quieren reincorporar todo lo nefasto y oprobioso de la primera ley mordaza para impedir el periodismo investigativo y así dejar en la clandestinidad la corrupción de malos funcionarios públicos.

La actual mayoría de la Asamblea Nacional, integrada por UNES y renegados oportunistas de Pachakutik, ID y algunos asambleístas sueltos, aprobó con 75 votos, sin lectura y casi sin debate, un informe de minoría al puro estilo correísta, totalmente contrario al proyecto propuesto por el Ejecutivo, que contenía la autorregulación de los medios de comunicación y de los periodistas, reduciendo la injerencia del Consejo de Regulación de la Comunicación en sus actividades, en el ejercicio del derecho a la libertad de expresión, opinión e información.

Por el contrario, el mamotreto aprobado establece trámites para los reclamos contra los medios y periodistas por sus opiniones y de las sanciones, que van desde las de carácter civil hasta las que se le puedan ocurrir al “juzgador”, que pasa a ser la ideologizada y sesgada Defensoría del Pueblo, sin determinar clara y concretamente las sanciones, dejando abierta la puerta para que se apliquen a discreción del defensor del Pueblo, pudiendo incluirse hasta penales.

En su texto, además de los medios públicos, privados y comunitarios, crea los medios oficiales, con la evidente intención de hacer propaganda partidista e ideológica con los fondos públicos.

Ahora, este parto de los montes es una nueva ley mordaza, con la que quieren reincorporar todo lo nefasto y oprobioso de la primera ley mordaza para impedir el periodismo investigativo y así dejar en la clandestinidad la corrupción de malos funcionarios públicos.

El presidente de la República ha manifestado que están estudiando el proyecto y que, de ser el caso, como colegislador podría vetar el documento. Ante esto, me sumo a los múltiples criterios de sectores sociales y de ciudadanos, pidiendo al presidente que VETE TOTALMENTE el proyecto de marras. Esto evitará que insistan durante un año, y después veremos.

Desde ya elevo la voz de alerta, pues lo mismo podría pasar con las reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior y a la Ley Orgánica de Educación Intercultural, para tomarse estos sectores y adoctrinar al pueblo en la batalla de ideas, según el libreto del Foro de Sao Paulo.