Columnas

Guayaquil de mis amores

"Guayaquil ha dado ejemplo de solidaridad y compromiso con su ideal de libertad e independencia"

Hoy 25 de julio se conmemoran 485 años de la culminación del proceso fundacional de Santiago de Guayaquil. Este mismo año 2020 se cumplirán 200 años de su independencia el 9 de Octubre de 1820, en la que se acuñó la famosa frase de Guayaquil por la Patria. ¡Loor a Guayaquil!

Desde esa fecha Guayaquil ha dado ejemplo de solidaridad y compromiso con su ideal de libertad e independencia, contribuyendo con logística, recursos y personas para la gran gesta de la Batalla del Pichincha el 24 de Mayo de 1822, donde consigue la independencia de la Real Audiencia de Quito, para después organizarse como los estados de Guayaquil, Quito y Azuay para anexarse a la Gran Colombia, confederándose en el Distrito del Sur.

La emergencia sanitaria originada por la COVID-19 y la emergencia financiera originada en el gobierno anterior, agravada por la pandemia, impiden que las celebraciones del aniversario de su fundación y bicentenario de independencia se efectúen con toda la ceremonia y rigor de festejo que se había previsto. Este Guayaquil que, por los meses de marzo y abril pasó por circunstancias difíciles al llegar a la curva tope de contagio, ahora ya estabilizado su control, ha dado muestra de apoyo y solidaridad a otros sectores de nuestra patria, como lo ha hecho siempre, desde su creación como Estado independiente. El Ecuador como República se organiza en Estado democrático, unitario y presidencialista en la Constituyente de Riobamba en 1830, aunque la Primera Asamblea Constituyente que se instaló en un territorio libre de lo que fue la antigua Real Audiencia de Quito fue la convocada por el Ayuntamiento presidido por el Dr. José Joaquín de Olmedo, el 8 de noviembre de 1820, al crearse la Provincia Libre de Guayaquil. Desde entonces, mucha agua ha pasado bajo el puente y hay mucha historia que contar, pero ante las iniquidades que se producen en la actual forma de Gobierno es necesario revisar los procesos históricos para adoptar un nuevo modelo de administración política, no de secesionismo, sino de volver a sus raíces y pensar en Ecuador como un Estado federal.