Delito o crimen de Estado

  Columnas

Delito o crimen de Estado

Me sumo al repudio general del femicidio perpetrado y me sumo a las voces para que el responsable sea sancionado con el máximo rigor de la ley.

Se considera crimen de Estado a la acción típica, antijurídica, culpable y punible cometida por un gobierno o sus dependencias, por mandato u órdenes de sus representantes, funcionarios o autoridades y cumplido por agentes, subalternos, dependientes o particulares que actúan por instigación u orden de los funcionarios de Estado.

Los crímenes de Estado, también conocidos como de lesa humanidad, son graves violaciones contra los derechos fundamentales del hombre, que se encuentran definidos en la Declaración Universal de los DD. HH. y se diferencian de otros crímenes por cuatro características constitutivas: son actos generalizados, sistemáticos, cometidos por las autoridades de un Estado o por particulares que actúan por instigación o por orden de dichas autoridades o con su tolerancia, ayuda o complicidad; y están dirigidos contra la población civil por motivos sociales, políticos, económicos, raciales, religiosos o culturales.

El delito atribuido al teniente Cáceres, por el crimen pasional contra su cónyuge, la Ab. Bernal, es una grave y aberrante acción que debe ser juzgada y sancionada de acuerdo a las características propias constitutivas de la figura delictiva y las circunstancias en que se produjo.

El que una esposa vaya a buscar a su esposo por su propia voluntad a un recinto policial en altas horas de la noche y que el personal de guardia la deje ingresar, llegando hasta el dormitorio de su cónyuge, que había estado libando durante el día, para reclamarle por un supuesto acto de infidelidad, produciéndose una trifulca con gritos de auxilio por parte de ella, sin que nadie la auxilie, ni el personal de guardia, y como resultado de estos hechos bochornosos y antirreglamentarios, se produzca el femicidio de la esposa y que después, quien la asesinó, solo o con complicidad, la cargue y la arroje a una quebrada fuera del recinto policial, no constituye y no puede considerase delito o crimen de Estado.

Me sumo al repudio general del femicidio perpetrado y me sumo a las voces para que el responsable sea sancionado con el máximo rigor de la ley.