Columnas

Llegó la Navidad

La Navidad es considerada la fiesta más importante del cristianismo, en la que se conmemora nacimiento de Jesús de Nazaret, los 25 de diciembre de cada año.

La Navidad es considerada la fiesta más importante del cristianismo, en la que se conmemora nacimiento de Jesús de Nazaret, los 25 de diciembre de cada año. El festejo no solo es religioso puesto que en todo el mundo es motivo de reuniones de familias y amigos, para celebrar esta fecha, símbolo de paz.

El sentido de la Navidad reside en contemplar el gran misterio de la Encarnación como la manifestación de Dios para salvar al hombre; no es un nacimiento más, sino el del Hijo de Dios que se hizo hombre para la redención humana. Los cristianos no solo tienen motivos sino una verdadera obligación de celebrarlo.

El real significado de la Navidad radica en lo que aportó a la humanidad, por lo que es tiempo de meditación sobre lo que somos y lo que debemos ser, lo que hemos hecho y lo que debemos hacer. Reflexión sobre nuestra actitud ante la vida, con la manifestación o práctica de principios cristianos, éticos y morales, así como la observancia de los valores humanos y ciudadanos, entre ellos la solidaridad, humildad, unión, amor, paz y la esperanza, que son más recordados en la época de Navidad, los mismos que durante el año suelen mantenerse olvidados en mayor o menor escala.

Esta Navidad será especial, la pandemia ocasionada por el coronavirus ha cambiado a la humanidad, sus costumbres y forma de vida. Debemos familiarizarnos con la nueva normalidad, conviviendo con la COVID-19. Celebraremos con pocas personas, las más íntimas, con distanciamiento social, mascarillas, lavándonos las manos, desinfectándolas con alcohol y tomando las medidas de bioseguridad para no contagiarnos dentro de la familia y perjudicar a las personas vulnerables.

Nos dejará el recuerdo de su verdadero significado la práctica del amor y solidaridad con el prójimo. Y que la amistad verdadera, el apretón de manos, el abrazo y la conversación fraterna son significados de vida, un verdadero tesoro de la humanidad. Expreso mi más ferviente deseo de que todos hayan tenido una feliz Navidad y que el próximo año sea pletórico de alegría, logros, paz y felicidad.