Columnas

Extradición

Sería una lástima que decidiera hablar en inglés el resto de sus días.

Bien, ya está. Queda demostrado que ni la retórica insulsa, ni la ridícula tintura oxigenada de un mechón (aparentemente para disimular la calvicie), sirven para modificar una sentencia. Por eso, el caso Sobornos llegó a su epílogo, tal como todos esperábamos.

¿Motivo de alegría? Claro. Pero solo si la sentencia sirve de algo. Porque Ecuador ratificó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción en Mérida Yucatán, en diciembre del 2003, la cual permite la extradición si el delito perseguido lo es en ambos países. Y el Código Penal Belga (art. 419) establece el cohecho, delito por el cual fue condenado Correa. Entonces, se lo puede extraditar y el Gobierno debe iniciar -ya- el trámite para hacerlo. Y debería ser él quien pida venir a purgar sus culpas. Internet, hidromasaje, delineadores de cejas, chef belga con servicio a la habitación y siquiatra para su hámster, como el solitario George, son lujos que jamás verá en una prisión federal norteamericana. Si no fuera así, Pablo Escobar no hubiera hecho estallar un avión en el aire, dinamitado un centro comercial, incendiado el Palacio de Justicia y asesinado a cuanto juez y autoridad se le cruzó por delante, con el fin de impedir su extradición a los Estados Unidos.

El tema viene a colación porque -según informó este mismo diario- se acaba de reiniciar el juicio a Assange. EE. UU. lo acusa de espionaje, actividad realizada desde la Embajada del Ecuador en Londres, bajo la protección y asilo conferido por el gobierno de Correa, por la cual se pretende una pena de 175 años para Assange. Ayuda, asistencia, complicidad, encubrimiento -por decir lo menos- es lo que indirectamente recibió Assange de Correa para realizar dichas felonías. Y todo está registrado en el servidor de Hola Vinny, por lo cual las pruebas sobran.

¿Será el prófugo belga tan ingenuo de preferir recogerle los jabones al Chapo Guzmán en una prisión federal norteamericana durante esta y sus próximas reencarnaciones? ¿La preferirá al ‘spa’ de lujo que podría tener aquí?

Sería una lástima que decidiera hablar en inglés el resto de sus días.