Columnas

Pa´fuera los pillos

Como dijo Carlos Vera en su programa radial Así amaneció: los derechos humanos de los inocentes están sobre los derechos humanos de los delincuentes cuando ambos entran en conflicto.

Como si no tuviéramos suficiente con nuestros delincuentes criollos, ahora resulta que los “ciudadanos universales” a quienes tan generosamente les abrimos las puertas del país -gracias al mamarracho y sus experimentos constitucionales- nos están matando en las calles. Y que quienes ganan sueldo para resolver este tipo de cosas no saben qué hacer, pues según uno de los asamblelistos, se requiere de una enmienda constitucional para resolver algo que podría arreglarse “ayer” si ellos supieran cómo. Y si pensaran, claro.

Es falso que se requiera una enmienda constitucional. 

El COIP dice en el artículo 61: “Expulsión y prohibición de retorno al territorio ecuatoriano para personas extranjeras.- Procede en delitos sancionados con pena privativa de libertad mayor a 5 años”. ¿Se entiende, no? Si el delito cometido es un femicidio sancionado con una pena mayor a 5 años (22 a 26), los delincuentes extranjeros podrían ser expulsados del país aplicando la ley. Claro, hecha la ley hecha la trampa. Los sapos que redactaron tan claro la primera parte del art. 61/COIP, tenían que proteger al lumpen que habían importado de Cuba y Venezuela. Tonces, a renglón seguido pusieron que la expulsión solo procede una vez cumplida la pena. 

Así, en divertidos “pícnics” pudieron entrenar a otros “brigadistas” para que nos saquen la perimbucha, sabiamente comandados por el genio según el cual el Chimborazo es más alto que el Everest. Pero aquí es donde se quedan de año los “honolables”. No saben que pueden interpretar la ley, de conformidad con la Constitución (art. 120.6). Así que -en lugar de andar proponiendo enmiendas que tardan año y medio- hagan una ley interpretativa que suspenda la vigencia de la segunda parte del art. 61, y pa´fuera pillos.

Es que… como dijo Carlos Vera en su programa radial Así amaneció: los derechos humanos de los inocentes están sobre los derechos humanos de los delincuentes cuando ambos entran en conflicto.

-Ignorante. ¿No ves que el moderno Derecho Penal es “garantista”? -Sí, pero mejor ignorante vivo que sabio muerto. Primero la gente. Después los delincuentes.