Columnas

La integración va de la mano de regularización

Estamos convencidos de que la regularización va de la mano de la integración, por ello no dudaremos en seguir trabajando bajo el liderazgo de la Cancillería del Ecuador...

Latinoamérica enfrenta una de las mayores crisis migratorias de su historia. Los países de la región han recibido a millones de refugiados y migrantes de Venezuela en sus sociedades, ofreciéndoles la esperanza de una vida digna.

Pero sabemos que esta solidaridad representa un inmenso desafío para los países de acogida.

En la Unión Europea reconocemos estos importantes esfuerzos, particularmente en medio de los impactos económicos y sociales provocados por la pandemia de COVID-19. Por ello, tanto la UE como nuestros socios internacionales, somos conscientes de la imperiosa necesidad de entregar un apoyo constante porque ningún país, ninguna región, ningún continente puede afrontar este reto por sí solo.

La Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos, realizada en Canadá el pasado 17 de junio, demostró el compromiso tangible de la Unión Europea que aportará con EUR 147 M en la región para impulsar programas de ayuda humanitaria, proyectos de desarrollo a medio y largo plazo e intervenciones de prevención de conflictos. Esto se suma a los EUR 42 M que hemos movilizado en materia de movilidad humana, durante los últimos 3 años para Ecuador.

En este sentido, nuestra iniciativa más reciente para enfrentar esta crisis lo constituye el Programa Integra, con EUR 6,1 M de fondos europeos.

Junto a nuestros socios implementadores como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); Ayuda en Acción, el Comitato Internazionale per lo Sviluppo dei Popoli (CISP) y HIAS nos enfocaremos en reducir las desigualdades de ciudadanos venezolanos en situación de vulnerabilidad y sus comunidades de acogida; favorecer la integración y mejorar la calidad y el acceso a salud, educación y vivienda.

De esta manera, estos fondos responderán no solo a las necesidades relacionadas con la crisis migratoria, sino que apoyarán directamente la política pública del Gobierno, enfocada en la integración socioeconómica de la población venezolana en el país.

Ecuador es un modelo de respuesta humana hacia aquellos que lo han perdido todo. De manera firme y constante, incluso sin contar con los medios necesarios, ha recibido a más de 400 mil personas en situación de vulnerabilidad. Sin duda alguna, es un ejemplo regional, y estoy convencido de que muchos países podrían aprender de esta generosa nación.

Por ello, la Unión Europea reitera su compromiso y el de sus Estados Miembros, a través del Equipo Europa para de manera articulada, junto con las autoridades del Gobierno del presidente Guillermo Lasso, seguir apoyando los esfuerzos en favor de esta población, en especial los relacionados con el proceso de regularización recientemente anunciada.

Estamos convencidos de que la regularización va de la mano de la integración, por ello no dudaremos en seguir trabajando bajo el liderazgo de la Cancillería del Ecuador para asegurar el éxito de cada acción que se enfoque en asegurar un armonioso convivir y una mejor calidad de vida para migrantes, refugiados y población receptora.