Problemas de la estación lluviosa (I)

  Columnas

Problemas de la estación lluviosa (I)

"En Guayaquil el mayor problema de la estación lluviosa ha sido, como siempre se ha dicho, que cuando por efecto de las lluvias aumenta el nivel del río y la marea está alta, sobrepasa el nivel de descarga del alcantarillado"

En Guayaquil el mayor problema de la estación lluviosa ha sido, como siempre se ha dicho, que cuando por efecto de las lluvias aumenta el nivel del río y la marea está alta, sobrepasa el nivel de descarga del alcantarillado, lo que hace que se desborden y se produzcan anegamientos en los sitios más bajos, avenidas y calles, como sucedió con la fortísima lluvia de 15 horas del lunes 7 de marzo, que ocasionó anegamiento de viviendas, caída de árboles y colapsos estructurales, así como la pérdida de numerosas placas de vehículos que rodaban por las aguas lodosas en los sitios más afectados, según lo reportó este diario el jueves 11, al tiempo que daba a conocer que una comisión del Municipio viajaría a EE. UU. con el objeto de encontrar ”una solución definitiva” al problema de las inundaciones. Entre las posibilidades analizadas habrían estado la construcción de reservorios de aguas lluvias, muros, bombas, pero en palabras de la alcaldesa Cynthia Viteri: “lo mejor es ir, ver y copiar lo que han hecho otras ciudades”.

De ahí que nos sumemos a la protesta expresada por un grupo de expertos de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), que reprocha que el Municipio gaste recursos en delegaciones, “sin que hubiera puesto sus ojos en los especialistas de las universidades locales”, y advierten “que las lluvias intensas, que coinciden con la marea alta, no deben ser una excusa oficial para que cada año, en temporada invernal, diferentes sectores de la ciudad se vean anegados”. Argumentan que el problema obedece a una serie de factores, entre ellos “la carencia de planificación urbana, que la cultura de la urbe esté marcada hacia lo gris debido a la ausencia de espacios verdes que permitan absorber el agua, y la falta general de cultura ciudadana”. María del Pilar Cornejo, Directora del Centro Internacional del Pacífico para Reducción del Riesgo de Desastres de la Espol, sugiere a la autoridad “que aproveche los componentes de al menos tres casas de estudios superiores del Puerto Principal: la Universidad Católica, que puede aportar con la planificación urbana; la Estatal, con la logística y también planificación; y la Espol, con el manejo de cuencas hídricas, inundaciones, reducción de riesgos y desastres. No es necesario irse fuera del país”, dice.

Señora alcaldesa, ¿por dónde empezamos?