Nueva estafa piramidal en Quevedo

  Columnas

Nueva estafa piramidal en Quevedo

No es posible que en Ecuador la Fiscalía, que tan ágil se mostró en la persecución al correísmo en el pasado régimen, no parezca saberlo...

El martes 29 de junio, bajo el título de “Plataforma que capta dinero en Quevedo solo tiene RUC de reparación de lavadoras”, diario El Universo da noticia de la puesta en marcha de una nueva estafa piramidal por parte de un cabo del ejército retirado hace pocas semanas, Miguel Nazareno Castillo, quien presentándose como promotor de una empresa inversora, Big Money, paga a sus socios un interés del 90 % al cabo de ocho días sobre sus depósitos, que deben ser superiores a 300 dólares. El caso remite desde luego al del notario de Machala, José Cabrera, fallecido en octubre de 2005, produciendo un colosal escándalo que benefició a muchos, especialmente a policías y militares cuando allanaron la notaría y encontraron sacos de dinero hasta en los baños; pero que perjudicó finalmente a 35.000 personas, según habría podido establecerse.

La noticia dice que la Superintendencia de Bancos emitió una alerta advirtiendo que la supuesta empresa Big Money no está autorizada a captar dinero y ofrecer rendimientos, e incluso dio detalles para que los usuarios reconozcan una estafa piramidal, como lo son los altos intereses que nadie más ofrece, negocios y captación de nuevos socios. Pero a Nazareno no le preocupa nada de eso y responde: “Estamos legalizándonos, la semana próxima tendremos nuestra propia cooperativa de ahorro y crédito. Tenemos más de 6.000 personas como socios para garantizar el pago semanal”. Pero lo más insólito es el dato de que la Fiscalía habría publicado en su cuenta de Twitter que abrió una investigación cuando Nazareno inauguró un almacén de línea blanca, pero luego borró la publicación,

La estafa piramidal es un delito grave por el que un millonario empresario estadounidense quebró hace varios años y fue condenado a largos años de prisión. No es posible que en Ecuador la Fiscalía, que tan ágil se mostró en la persecución al correísmo en el pasado régimen, no parezca saberlo, en tanto el cabo Nazareno goza en Quevedo de su fama de filántropo, hasta que la pirámide reviente.