Premio Eugenio Espejo

  Columnas

Premio Eugenio Espejo

En este artículo he creído mi deber referirme al superior talento y talante de Marco Antonio Rodríguez, porque considero que muy pocos compatriotas tienen los merecimientos para que en acto de justicia el Gobierno le confiera el Premio Eugenio Espejo 2022

En homenaje al Día de la Cultura Nacional que se celebra el 6 de agosto, se estableció en 1975 el Premio Eugenio Espejo, que se confiere a quienes por su oficio y trayectoria se destacan en el quehacer cultural.

He conocido que este año varias instituciones académicas, con razones y fundamentos, han propuesto que se lo otorgue al insigne escritor Marco Antonio Rodríguez, a quien disfruto y admiro al leerlo, por la floridez y nitidez de su lenguaje literario, por el contenido de sus obras, por el sutil manejo idiomático, el buen uso de la semántica, la pulcritud de su narrativa, que lo han hecho acreedor a muy altas distinciones en el ámbito nacional e internacional, como el premio al Mejor libro de habla castellana en la Feria Internacional de Leipzig, Historia de un intruso, publicado en 1977; el premio Podestá en 1986 por su obra Un delfín y la luna; el premio de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1993 por su obra Jaula, por la que también fue premiado por la Universidad Central del Ecuador en 1992. Su producción literaria es amplísima y fecunda, a lo que se une ser un muy autorizado articulista de opinión, que ha colaborado con notable aceptación en prestigiosos medios de comunicación, como El Comercio, Hoy, La Hora, El Universo, El Excelsior, y El Gallo Ilustrado de México, Marcha de Uruguay, el Suplemento de ABC de Madrid.

Su pensamiento lúcido y creativo, y su condición de intelectual en el más exigente sentido de la palabra, lo llevaron a ser Miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, a presidir por dos periodos la Casa de la Cultura a nivel nacional, a todo lo cual une su invariable caballerosidad, reflejo de su elevada calidad humana y acentuado patriotismo.

Siempre he preferido opinar sobre tesis, sobre hechos y no reducir mis comentarios al análisis de personas. En este artículo he creído mi deber referirme al superior talento y talante de Marco Antonio Rodríguez, porque considero que muy pocos compatriotas tienen los merecimientos para que en acto de justicia el Gobierno le confiera el Premio Eugenio Espejo 2022.