Nuevos impuestos

  Columnas

Nuevos impuestos

'Lo injusto es que se siga haciendo pagar al ciudadano el despilfarro, corrupción y negligencia que imperan en el sector público, al trasladarse el incremento de tributos que termina siendo pagado por el consumidor final’.

El Gobierno busca sanear cuentas fiscales y acceder a créditos del FMI recurriendo a crear nuevos impuestos. Al carecer el país de moneda propia no existe la opción de recurrir a una emisión monetaria.

La Asamblea Nacional no tuvo una definición concreta y clara frente a la propuesta presidencial, por lo que podría el caso derivarse a la Corte Constitucional.

Lo injusto es que se siga haciendo pagar al ciudadano el despilfarro, la corrupción y negligencia que imperan en el sector público, al trasladarse el incremento de tributos que termina siendo pagado por el consumidor final, lo cual es más injustificable en una crisis agravada por la pandemia, que ha incrementado el desempleo y reducido la capacidad de consumo de la población. Eso explica el que los países desarrollados hayan optado por entregar bonificaciones para ayudar a paliar las angustias económicas derivadas de la falta de liquidez que a las mayorías.

Es indudable que el Ecuador tiene un alto déficit fiscal, influenciado por la amortización del elevado endeudamiento público interno y externo, pero es en el manejo del presupuesto estatal que el Gobierno tiene que demostrar eficiencia y hacer esfuerzos para vía ahorro en el gasto público y fomento de la inversión, ir corrigiendo ese déficit.

Un Estado debe facilitar la vida de sus habitantes, buscar cómo mejorar sus condiciones de vida, auxiliar a quienes viven en situación de pobreza, evitar establecer imposiciones que afecten su situación económica personal y familiar.

El presidente Lasso ofreció impulsar el crecimiento económico como medio para favorecer el pleno empleo; las medidas tributarias, incluyendo la progresividad de los impuestos, van en vía contraria a esos propósitos. Muy lejos está el Gobierno de una real reactivación económica, que debe comenzar cumpliendo ofertas de campaña, como otorgar créditos a largo plazo y bajo interés al sector productivo primario, en especial al pequeño y mediano productor agropecuario, pescadores, artesanos, sectores económicos informales, cuyos costos de producción aumentan mientras el precio de sus productos está estacionado.