Columnas

Combate a la pobreza y pasajes

El Ecuador es un país caro, la dolarización es indispensable para evitar la inflación, pero siendo una moneda fuerte, los costos de producción y de vida son altos

Uno de los componentes que más afecta el costo de vida de personas de bajos ingresos es el transporte. Aquello explica que en países desarrollados, este sea considerado como un servicio público que lo asume o subvenciona el Estado. En el Ecuador dicho servicio lo prestan organizaciones corporativas privadas (de transporte urbano, intercantonal o interprovincial, pesado, taxistas).

Quienes utilizan transporte público son personas que no tienen posibilidades de adquirir su propio vehículo, y un alza de tarifas los afecta en su economía. El actual gobierno acaba de autorizar un incremento del valor del pasaje intercantonal e interprovincial, lo cual lejos de combatir la pobreza (discurso preferido de la clase política), inversamente es un atentado contra ella.

El principal problema a enfrentar por el nuevo gobierno es el preocupante crecimiento de la pobreza, no hay que olvidar que “la necesidad es la madre de todos los vicios”.

El actual gobierno ha repetido la conveniencia de focalizar el subsidio a los combustibles, no lo ha hecho; el aumento progresivo de los mismos lo está pagando la ciudadanía. Es justificado que los costos de bienes y servicios sean sincerados, pero no se puede hacer pagar los costos de la negligencia gubernamental o de la corrupción a los más pobres; a ellos no hay que darles dádivas, hay que comprender sus carencias y apoyarlos.

Al parecer el gobierno no entendió las causas mediatas de las reprochables manifestaciones de octubre/2019, que indignaron al país, originadas en la inconsulta medida de aumentar los precios de los combustibles, sin analizar sus costos sociales, lo cual obligó al presidente Lenín Moreno a abandonar la sede del gobierno y refugiarse en Guayaquil, para luego aceptar derogar la medida gracias a la mediación del delegado de la ONU. De esos tristes momentos no debemos olvidarnos.

El Ecuador es un país caro, la dolarización es indispensable para evitar la inflación, pero siendo una moneda fuerte, los costos de producción y de vida son altos. Tampoco se puede ignorar lo que pasó en Chile por sincerar el valor del pasaje del metro.